El crecimiento económico de Alemania, la locomotora europea, se desacelerará en 2012 como consecuencia de la crisis de deuda en el Viejo Continente, según las últimas previsiones de los principales institutos alemanes de investigación económica adelantadas este miércoles.

Según informaciones a las que accedió la agencia alemana de noticias DPA, los expertos de esas entidades, que asesoran al gobierno federal, prevén que el producto interior bruto (PIB) crecerá 3% este año, pero sólo 0,8% en 2012.

Los denominados "sabios" de la economía alemana presentarán mañana en Berlín su informe de otoño (boreal), que contrastará con el que fue publicado en primavera y calculaba todavía un crecimiento de 2% el año próximo.

Con los nuevos datos, queda claro que la primera potencia económica europea no puede salir ilesa de la crisis bancaria y de deuda que azota Europa.

En su próximo estudio, los institutos critican duramente el programa de rescate del euro ya que, evalúan, llega muy tarde y no plantea soluciones reales para salir de la crisis.

Según los expertos, ahora es necesario encontrar rápidamente una fórmula efectiva para recapitalizar la banca europea.

Consideran además que la compra de bonos estatales de países europeos con graves problemas de deudas es un serio "error", que pone en duda la independencia del Banco Central Europeo (BCE).

Pese a los negativos augurios de crecimiento, el desempleo seguirá reduciéndose en Alemania, según los institutos, que señalan que la cifra de personas sin trabajo se ubicará justo por debajo de la marca psicológica de 3% este año.

En 2012, según los mismos pronósticos, el mercado laboral alemán contará casi 3 millones de desempleados, adelantan hoy los diarios "Handelsblatt" y "Die Welt".

La tasa de desempleo, de acuerdo con esas fuentes, caerá desde 7,7% de 2010 a 7% este año, y a 6,7% el que viene.

Las previsiones de los institutos coincidirán probablemente con las del gobierno de la canciller Ángela Merkel.

El ministro alemán de Economía, el liberal Philipp Rösler, anunció hoy que se corregirán los pronósticos, en vista de las "turbulencias" en los mercados financieros y la economía mundial.

Berlín había anunciado en mayo que esperaba un crecimiento de 2,8% en 2011 y 1,8% en 2012, pero en las nuevas previsiones, que se darán a conocer el próximo día 20, seguramente esas cifras se corregirán a la baja, se adelantó.