Las proyecciones de crecimiento de la economía ecuatoriana en el 2015 registran variaciones motivadas, sobre todo, por la baja del precio del petróleo. Los pronósticos van desde el 4,1% del Banco Central del Ecuador (BCE) hasta el 1,7%, según organismos nacionales e internacionales.

A inicios del año pasado, el Fondo Monetario Internacional (FMI) pronosticó que el Producto Interno Bruto (PIB) del Ecuador crecería en 3,5%. Para octubre revisó su previsión y la dejó en 4%. La Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) estimó un nivel del 3,8%, la misma proyección hecha por Coface, consultora de Seguros de Crédito en América Latina.

A fines del 2014, la Unidad de Investigación Económica de EKOS, calculó una tasa de crecimiento del 3,7%.

Pero la baja de precios del petróleo de casi el 10% en lo que va del año respecto al 2014 y una contracción del crecimiento de la inversión del 4,7% sostienen la proyección del 1,7% realizada por la Corporación de Estudios para el Desarrollo (Cordes), de acuerdo con su director José Hidalgo Pallares.

A ello se agrega que el consumo de los hogares (que significan las dos terceras partes de la economía) crecerá en 2,9% frente al 4,2% del año pasado, señala Cordes.

En enero pasado, el FMI bajó su previsión para América Latina en 9 décimas respecto a octubre, al ubicarla en 1,3% por la caída de precios de materias primas. Para Ecuador no cambió su previsión y señala que “se afectarán sus perspectivas, pero cuenta con posiciones fiscales suficientemente sólidas para enfrentar al impacto”.

Para el exministro de Finanzas Fausto Ortiz, cuya estimación es de 1,5%, la disparidad en las previsiones es por los cambios en el precio del crudo. El BCE hizo su cálculo en agosto del 2014 con un barril de $90 y no esperaba una caída tan fuerte. La Cepal y el FMI se basan en datos del BCE y hacen algunos ajustes. Pero Cordes y Ortiz ya incorporan el comportamiento de precios desde fines del 2014 hasta ahora.