Manchester. Europa debe reforzar urgentemente sus bancos y hacer frente a sus deudas, dijo el domingo el primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron, y advirtió que la crisis de la zona euro amenazaba con dañar la economía de su país y retrasar el crecimiento global.

En declaraciones al inicio de la conferencia anual de su Partido Conservador, Cameron dijo que cumplirá los planes de su coalición de recortar del déficit a pesar de señales de que la economía británica se está estancando.

También afirmó que Gran Bretaña debe seguir siendo parte de la Unión Europea, lo que decepcionó a derechistas de su partido que ven la crisis continental como una oportunidad para poner un final abrupto a cuatro décadas de integración más estrecha con sus socios de la UE.

Cualquier crisis económica prolongada en el resto de Europa, principal mercado de exportación del Reino Unido, perjudicaría a Gran Bretaña, mientras el Gobierno intenta equilibrar una economía en dificultades mediante el aumento de las ventas de bienes y servicios británicos al extranjero.

"La zona euro es una amenaza no sólo para sí misma, sino también una amenaza para la economía británica y la economía mundial", dijo Cameron a la cadena BBC.

"Deben tomarse acciones en las próximas semanas para fortalecer a los bancos de Europa, para aumentar las defensas que tiene la zona euro y hacer frente a los problemas de deuda. Tienen que hacerlo ahora. Deben tener éxito en los mercados ahora", manifestó.

El gobierno de coalición, en el poder desde mayo del 2010, está cada vez más preocupado sobre la falta de crecimiento de la economía británica y críticos dicen que el duro plan de austeridad establecido sólo empeora las cosas.

Miles de miembros de sindicatos marcharon en la sede de la conferencia en la ciudad de Manchester, en el norte de Inglaterra, para protestar contra los profundos recortes del gasto público que llevarán a la pérdida de más de 300.000 de empleos.

La coalición sostiene que hacer frente a las deudas de Gran Bretaña de manera decisiva es la única forma de restaurar el crecimiento a largo plazo y la estabilidad, y también mantener a raya a los mercados financieros.