Tokio. El primer ministro de China, Wen Jiabao, advirtió este lunes que el crecimiento económico global sigue siendo vulnerable a los riesgos de deuda soberana y la posibilidad de una segunda desaceleración, pero sostuvo que el crecimiento de su país va bien encaminado.

Refiriéndose al riesgo de un segundo declive en las tasas globales de crecimiento, Wen dijo: "Creo que no podemos hablar con certeza absoluta, así que debemos asumir una observación de cerca y prevenirlo".

Wen manifestó que era demasiado pronto para que las economías consideren abandonar su gasto de estímulo.

"Todos los países deben coordinar juntos y fortalecer el apoyo a la economía. No puede haber la más mínima relajación", declaró en una reunión con líderes empresariales en Tokio.

"La economía mundial se encuentra estable y está comenzando a revivir, pero este resurgimiento es lento y hay muchas incertidumbres y factores desestabilizadores", indicó.

Wen mencionó los problemas de países como Grecia y preguntó: "¿Ha concluido este fenómeno? Ahora parece que no es tan simple".

El líder chino señaló que los problemas de deuda soberana de Europa podrían arrastrar a la baja sus tasas de crecimiento.

"Ante estas circunstancias proponemos que lo que se necesita es una revalorización de las amenazas, una observación calmada y una respuesta firme", explicó.

Wen se mostró confiado en que China podría alcanzar su objetivo de crecimiento para este año, pero dijo que su país también tendría que "mantener cierto nivel de intensidad en su estímulo económico".

También subrayó varias veces los riesgos que presentan las presiones inflacionarias para la economía china.

Refiriéndose al objetivo de Pekín de mantener su Índice de Precios al Consumidor en 2010 dentro de 3%, remarcó: "Alcanzar esto es un objetivo importante para este año".