Nueva York. El primer ministro de China, Wen Jiabao, respondió este miércoles a la presión de Estados Unidos para que revalúe el yuan, mientras legisladores estadounidenses amenazan con sancionar a China por mantener artificialmente baja a su moneda.

Wen, que se reunirá este jueves con el presidente Barack Obama en Nueva York durante la Asamblea General de Naciones Unidas, dijo en un discurso ante empresarios estadounidenses que el valor del yuan no tiene relación con los déficits comerciales de Estados Unidos y no debería ser politizado.

Agregó que una apreciación del 20% del yuan -también llamado renminbi-, como piden los legisladores estadounidenses, podría causar muchas bancarrotas en el sector exportador chino, en el que las firmas operan con márgenes estrechos.

"Las condiciones para una apreciación importante del renminbi no existen", dijo Wen, y agregó que la apreciación de la moneda china exigida por los legisladores estadounidenses no devolvería puestos de trabajo a Estados Unidos porque las compañías de este país ya no elaboran productos con mano de obra intensiva.

Un comité de la cámara de Representantes programó una votación para este viernes en la que tratará un proyecto legislativo sobre la moneda china, y un asesor demócrata dijo que el pleno de la cámara votaría el proyecto la semana próxima.

Críticos dentro y fuera del congreso dicen que China deliberadamente subvalúa su moneda entre un 25% y un 40% para dar a las compañías chinas una injusta ventaja comercial, dañando las exportaciones estadounidenses y su mercado laboral.

Obama señaló este lunes que China no ha hecho lo suficiente para elevar el valor del yuan, manteniendo la dura retórica de Washington sobre la política monetaria china mientras los legisladores estadounidenses preparaban un proyecto para castigar a Pekín.

"Es hora de que el Congreso apruebe una legislación que dará al gobierno un apalancamiento en sus negociaciones bilateral y multilateral con el gobierno chino", dijo en un comunicado la presidenta de la cámara de Representantes, Nancy Pelosi.

"Si China permitiera que su moneda respondiera a las fuerzas del mercado, podría crear un millón de empleos industriales en Estados Unidos y cortar nuestro déficit comercial con China en US$100.000 millones al año, sin costo para el Tesoro", agregó.

En su discurso en Nueva York, Wen expresó: "Creo absolutamente que todas las disputas y la fricción actuales en el comercio China-Estados Unidos pueden resolverse".

Wen agregó que China quiere "un Estados Unidos fuerte y estable, como Estados Unidos necesita una China fuerte y estable".

"La principal razón para el déficit comercial de Estados Unidos con China no es el valor del renminbi, sino la estructura de comercio y la inversión entre ambos países", agregó el líder chino.

Los congresistas estadounidenses han presionado con este asunto durante años con poco éxito, pero parece que están ganando impulso -y el apoyo de ambos partidos- seis semanas antes de las elecciones legislativas, en las que el alto desempleo será uno de los principales temas.

El proyecto a ser considerado cuenta con apoyo demócrata y republicano, y muchos legisladores republicanos criticaron duramente la política cambiaria china en audiencias en el Congreso celebradas la última semana.

Las perspectivas en el Senado, que también debe aprobar el proyecto, son inciertas. Senadores claves han dicho que los plazos son muy ajustados, pues varios legisladores abandonarían Washington en unas semanas para dedicarse a hacer campaña electoral.

La legislación, que de ser aprobada generará malestar en Pekín, busca determinar que la moneda china está subvaluada y que eso supone un subsidio a las exportaciones de ese país. Así, permitiría al Departamento de Comercio imponer aranceles compensatorios para contrarrestar la supuesta subvaluación del yuan.