Pekín. China debe llevar adelante una reforma política para salvaguardar su solidez económica, dijo el primer ministro Wen Jiabao en una visita a la pujante ciudad de Shenzhen, reportó la agencia oficial de noticias Xinhua.

El llamado de Wen a una reforma política no fue específico, pero sus comentarios reflejan el temor respecto a que si el Partido Comunista no toma medidas para que los funcionarios asuman mayor responsabilidad por sus actos, la corrupción y los abusos podrían erosionar los prospectos económicos del país.

"Sin la salvaguarda de una reestructuración política, China podría perder lo que ha logrado con la reforma económica y sus objetivos de modernización podrían no cumplirse", declaró Wen, según fue citado por Xinhua.

"Los derechos democráticos y legítimos de la gente deben ser garantizados. La gente debería movilizarse y organizarse para abordar asuntos culturales, sociales, económicos, estatales y judiciales", agregó.

Wen también dijo que desea crear las condiciones para permitir que las personas puedan criticar y supervisar al gobierno, a fin de lidiar con el "problema de la sobre concentración del poder con un monitoreo ineficiente".

Como miembro de alto rango del gobernante Partido Comunista chino, Wen ha desarrollado una reputación de ser el funcionario más cómodo con la idea de relajar algunos de los severos controles gubernamentales del país.

Se retirará de su cargo de primer ministro en el 2013. Ha ocupado recientes discursos y comentarios para indicar que desea pasar sus últimos años en el gobierno centrado en mejorar los servicios sociales, promover un crecimiento equilibrado y abordar el descontento público hacia las autoridades.