Nueva Delhi. El primer ministro indio, Narendra Modi, presidió hoy una cumbre de inversores en la India con líderes como el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, y el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en la que aseguró que convertiría el país en el lugar "más sencillo" para los negocios.

"Les echaremos una mano siempre que lo necesiten. (...) Si dan un paso, nosotros daremos dos pasos por ustedes", sentenció Modi en la cumbre Gujarat Vibrante ante un auditorio repleto, en el que se congregaban representantes de más de un centenar de países y multinacionales.

La cumbre, situada en el estado occidental indio del Gujarat, fue instaurada en 2003 por Modi cuando era jefe de gobierno de la región y desde entonces se han celebrado seis ediciones, todas ellas impulsadas por el actual primer ministro.

Gujarat, uno de los estados indios más pujantes, se caracteriza, a diferencia del resto de la India, por su clima favorable a la inversión, y la celebración de la cumbre ha aportado a lo largo de los años un gran número de ideas que han convertido la región en un "centro global de negocios", según los organizadores.

"Estamos en el camino de la transformación. (...) Este no es un encuentro solo de ideas, sino de aspiraciones", reafirmó el primer ministro indio en un discurso retransmitido en directo.

En la India, un país de 1.200 millones de habitantes, "hay muchas manos para trabajar y muchos sueños que buscan ser cumplidos", abogó Modi, que recordó a los inversores que "la cultura del trabajo está cambiando" en el gigante asiático.

Por su parte, el secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, dedicó parte de su comparecencia a destacar las "increíbles posibilidades" que brindará una relación "más fuerte" entre Estados Unidos y la India, tanto en lo económico como en lo político.

"Podemos hacer más juntos, debemos hacer más juntos y debemos hacerlo deprisa", sentenció Kerry, que señaló que el momento para ampliar los lazos entre las dos naciones "nunca había sido mejor".

El viaje del secretario de Estado de EE.UU. al país asiático, el segundo en seis meses, llega dos semanas antes de que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, se desplace a la India para reunirse con Modi y participar en las celebraciones del Día de la República en Nueva Delhi.

Según Kerry, Obama se encuentra "entusiasmado" por ser el primer mandatario de los Estados Unidos que acude a las celebraciones del Día de la República como invitado de honor, y aseguró que tanto Modi como el presidente estadounidense "comparten una misma visión".

El discurso del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, estuvo marcado por el recuerdo del líder de la lucha no violenta mahatma Gandhi, originario de Gujarat, al que destacó como inspiración para evitar sucesos como los ataques islamistas en Francia, a los que también se refirieron en sus comparecencias Modi y Kerry.

"El creciente fundamentalismo y extremismo demanda una reafirmación de los ideales de Gandhi, tanto espirituales como políticos. La provocación sectaria y políticas que dividan no tienen cabida en nuestro mundo moderno", sentenció Ban.

El secretario general de las Naciones Unidas pidió además que "2015 sea un año de acción global" si se desea modificar el rumbo que sigue la humanidad "y evitar más daños tanto a nosotros mismos como al Planeta".

"Este evento va más allá de las inversiones. Estáis aquí no solo para fortalecer la industria, sino también para hablar de soluciones sostenibles. Ahora más que nunca, necesitamos un liderazgo audaz en todos los niveles de la sociedad", aseguró el secretario general.

Kerry y Ban son los participantes más destacados de la cumbre Gujarat Vibrante que comenzó esta mañana local en la capital del estado, Gandhinagar, y durará tres días, aunque también hubo otros invitados importantes, como el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, que calificó a Modi de "líder visionario".

"La India será un punto de luz dentro de un contexto económico mediocre. (...) Creemos que la India debe ser líder en la eliminación de la pobreza, y tiene durante la próxima década una oportunidad única", sentenció Kim en su discurso.