Atenas. El primer ministro griego, George Papandreou, dio este sábado una nueva señal de que pudiera convocar a una nueva elección general, si su partido obtiene malos resultados en las elecciones municipales la próxima semana, una perspectiva que ha enviado nerviosismo a los mercados.

Con las encuestas de opinión mostrando que la popularidad del partido socialista que encabeza ha decaído antes de las elecciones municipales del 7 de noviembre próximo, Papandreou ha instado a los griegos a apoyar los esfuerzos de su gobierno para paliar la crisis, que ha sacudido al euro.

"Si nuestros supuestos hasta ahora comienzan a ponerse en duda, si mostramos que estamos perdiendo determinación a mitad de camino y que estamos siendo dirigidos hacia la desestabilización, se perderá la confianza en el país", dijo Papandreu en una entrevista.

"En esa eventualidad, no habrá otra solución mas que el pueblo griego hable, para condenar las políticas de desestabilización y decidir el futuro del país", afirmó.

Estas observaciones son vistas como una nueva señal de que el primer ministro se prepara para llamar a una elección general, una perspectiva que primero fue sugerida en una entrevista con siete estaciones televisivas el pasado 25 de octubre.

Los mercados financieros están preocupados que una nueva elección general pueda dañar los esfuerzos para resolver la crisis. Los diferenciales de rendimiento de los bonos del gobierno griego se amplió más allá de los bonos alemanes de referencia 800 puntos básicos después de que la entrevista del 25 de octubre.

Papandreou no ha dicho exactamente cuáles resultados en las elecciones municipales podrían hacerle llamar a una nueva elección general, pero dijo que la amenaza no es en vano.

"No estoy mintiendo. La crisis que enfrentamos no es mentira. He notado un riesgo existente para el país si suscribimos a la (política de oposición) Nueva Democracia, el riesgo de retroceder, de ver nuestros sacrificios irse a la basura", señaló Papandreou.