Atenas. El primer ministro griego, George Papandreou, presentará este jueves a la nación el acuerdo de la Unión Europea para reducir la carga de deuda del país, en medio de la creciente frustración de su gobierno socialista y temores de que el pacto traiga años de duras medidas de austeridad.

Previamente en Bruselas tras unas negociaciones maratónicas para negociar una amortización del 50% de la deuda griega, Papandreou elogió el acuerdo como la herramienta para hacer más sostenida la carga de deuda y dijo que ofrecía un nuevo amanecer para su país.

En un intento por aliviar las preocupaciones entre los 11 millones de habitantes de Grecia, un portavoz gubernamental dijo que Papandreou no anunciará más medidas de austeridad incluidas en el paquete. El primer ministro hablará por televisión a las 1700 GMT.

"No habrá nuevas medidas de austeridad basadas en el acuerdo que se ha firmado", indicó Ilias Mosialos a la red estatal NET TV.

A su regreso a Atenas, Papandreou debía primero informar al presidente Karolos Papoulias antes de dirigir una reunión ministerial y contactar a los líderes de los partidos de oposición.

En las calles de Atenas, los griegos, cansados del alto desempleo y los mermados salarios en medio de la peor recesión desde la Segunda Guerra Mundial, maldecían el rescate de la UE, diciendo que auguraba un largo periodo de más austeridad.

Sin los 130.000 millones de euros en nuevos fondos de la UE y el Fondo Monetario Internacional prometidos bajo el acuerdo de Bruselas, además de 100.000 millones de euros en reducción de su deuda soberana, Grecia enfrentaba la posibilidad de convertirse en el primer país de la zona euro en caer en bancarrota.

Papandreou señaló que Grecia podría verse obligada a nacionalizar temporalmente parte de sus bancos tras las negociaciones para que los tenedores privados de bonos del país aceptaran una fuerte pérdida. El presidente del sexto mayor bancos de Grecia ATEbank, Theodoros Pantalakis, estimó que los bancos necesitarán unos 27.000 millones de euros en capital.

Por su parte, el ministro de Finanzas dijo que Grecia sacará provecho del acuerdo de la Unión Europea, presionando por más reformas económicas estructurales.

"No debemos perder esta oportunidad. Es demasiado grande", dijo Evangelos Venizelos en una conferencia de prensa en Atenas. "En adelante impulsaremos todas las reformas estructurales".

El ministro dijo que la participación en el canje de bonos para reducir la carga de deuda griega era ahora el centro de negociaciones con los bancos.