El primer ministro italiano, Mario Monti, dijo este domingo que el regreso de los rendimientos de la deuda soberana a los niveles peligrosos vistos antes de la cumbre de la Unión Europea realizada en junio constituyen una preocupación que necesita ser resuelta por los ministros de Finanzas de la zona euro.

Los rendimientos de la deuda española a diez años subieron nuevamente por sobre 7% este viernes, luego de que se desvaneciera el impacto de la cumbre de la UE, mientras que Italia también ha visto un aumento de sus rendimientos por sobre 6%.

"El amplio nivel de los diferenciales de la deuda soberana de varios países miembros de la zona euro es una preocupación para la estabilidad financiera de la zona euro", dijo Monti en una rueda de prensa realizada en el marco de una conferencia en el sur de Francia.

"Creo que también es una preocupación para la transmisión eficiente de la política monetaria a lo largo de la zona euro (...) Creo que es necesario que el Eurogrupo trabaje en esto y en otros asuntos desarrollados en el Consejo Europeo", agregó.

Ante la pregunta de por qué los rendimientos de los bonos italianos y españoles volvieron a niveles previos a la cumbre de la UE, Monti dijo:

"Creo que los diferenciales se ampliaron nuevamente debido a varios factores, entre ellos algunos comentarios de autoridades políticas que personalmente creo son inapropiados, en especial de países nórdicos", agregó.

Finlandia ha dicho que impedirá que el fondo permanente de rescate de la zona euro compre bonos gubernamentales en el mercado abierto, mientras que Holanda también manifestó su oposición a la idea de comprar bonos.

Mayor integración. Por otra parte, Monti dijo  que la integración europea no sólo debe basarse en los países que comparten el euro, sino que también debería incluir a otros miembros de la UE como Gran Bretaña y Polonia.

"Tengo algunas dudas sobre si nosotros debemos realmente tratar de buscar una mayor cohesión en el proceso económico y político europeo basado simplemente en la zona euro", dijo Monti en una conferencia en Aix-en-Provence, en el sur de Francia.

"Sé que en Francia esto es una opinión muy extendida, pero tengo mis reservas. Sería mejor no aislarnos demasiado de las otras partes de la Unión Europea", dijo.