Davos. El primer ministro nipón, Schinzo Abe, dijo este miércoles en Davos (Suiza) que la economía japonesa va por el camino de la consolidación fiscal y que las tasas de crecimiento han mejorado mucho y apeló a una reducción del gasto militar en Asia porque serían desastrosas las consecuencias de una escalada militar.

Abe fue el encargado de inaugurar oficialmente el Foro Económico Mundial de 2014, que se celebra hasta el 25 de enero en la localidad suiza de Davos y reúne a 1.500 líderes empresariales de todo el mundo y más de 40 jefes de Estado o de Gobierno.

En su intervención, Abe describió la situación de la economía japonesa tras la aplicación de las ya bautizadas como "abenomics", las medidas económicas de su Gobierno en el último año.

Abe se comprometió en Davos a que "en 2030, en Japón, un 30 % de mujeres ocupen posiciones de liderazgo", algo que contribuirá al crecimiento del país, según dijo que le había recomendado la exsecretaria de Estado de EEUU Hillary Clinton.

El primer ministro japonés recordó el envejecimiento de la población en Japón y la necesidad de buscar recursos humanos.

Abe añadió que Japón quiere que el país se encuentre en la mejor situación para cuando se produzcan los Juegos Olímpicos de Tokio en 2020, candidatura que se impuso el pasado mes de septiembre a Madrid.

"Queremos saldar la deuda a los que nos apoyaron después del desastre mostrando lo que hemos mejorado", dijo Abe en alusión al "tsunami" del 11 de marzo de 2011 y a la posterior catástrofe nuclear de Fukushima.

La intervención del primer ministro japonés en Davos se produjo después de que el Banco de Japón (BoJ) publicara su informe semestral de perspectivas en el que mantuvo prácticamente intactos sus pronósticos sobre la evolución de la economía, que calcula que crecerá en el presente ejercicio un 2,7 % interanual.

El BoJ también va a mantener su programa de compra masiva de deuda pública y activos de riesgo iniciada en abril del año pasado para lograr una inflación interanual del 2% en 2015 y cerrar un ciclo deflacionario de quince años.

Abe dijo que Japón tiene que afrontar retos difíciles como el elevado endeudamiento y la consolidación fiscal, así como el incremento de los ingresos fiscales después de haber vivido un largo periodo de deflación.

"Las abenomics pueden traer paz y prosperidad a la región y al mundo", según Abe.

Hizo un llamamiento a Asia a reducir el gasto militar, que debería ser en su opinión "transparente y ser publicado" y porque las consecuencias de una crisis militar en el sur del Continente serían desastrosas para la economía mundial.

Debemos limitar la expansión militar en Asia dijo Abe sin citar directamente China y la disputa territorial que mantienen ambos países en el Mar de China Oriental.

Si la paz y la estabilidad están en peligro en Asia, las consecuencias para el mundo serían enormes, dijo Abe.

Abe respondió que se ha tratado de "un gran malentendido" al ser preguntado directamente por el recrudecimiento de las recientes tensiones con China y Corea del Norte.

El fundador del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, rindió en la sesión de inauguración oficial un homenaje al expresidente de Sudáfrica Nensol Mandela que murió en diciembre del año pasado.

El presidente de la Conferencia suiza, Didier Burkhalter, dio la bienvenida a los esfuerzos hechos en Ginebra sobre el futuro de Siria y en Davos para reformar el mundo y destacó en la inauguración oficial del Foro Económico la necesidad de luchar contra el elevado desempleo juvenil.