Londres. La primera ministra británica, Theresa May, expresó este domingo a Donald Trump su "profunda preocupación" por la intención del presidente de Estados Unidos de imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio en su país, informó la residencia oficial.

"La primera ministra mencionó nuestra profunda preocupación por el anuncio del presidente sobre tarifas al acero y el aluminio, y mencionó que una acción multilateral es la única forma de resolver el problema del exceso de capacidad", señaló una portavoz.

Richard Warren, director de UK Steel, la asociación británica del sector siderúrgico, advirtió este viernes de que el alza de los aranceles puede tener "impacto" en la economía del Reino Unido.

Trump anunció hace unos días su intención de imponer aranceles del 25 % sobre las importaciones de acero y del 10% sobre las de aluminio, lo que causó preocupación en la comunidad internacional.

Según Trump, la producción estadounidense del metal se ha visto "diezmada" por políticas "injustas" de comercio, y Estados Unidos no puede permitir que el resto del mundo "siga aprovechándose".

Según datos del Gobierno británico, la industria del acero generó 1.600 millones de libras (unos US$2.211 millones) el pasado 2016, lo que representa un 0,1% de la economía del Reino Unido.