En enero próximo podría completarse la primera operación de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) en el Mercado Integrado Latinoamericano (MILA), advierte Pedro Zorrilla, director adjunto de la BMV.

Una vez que se confirme que se pueden realizar intercambios operativos “en todos los sentidos” entre las cuatro plazas bursátiles, y su funcionalidad, la Bolsa de Valores de Lima, la Bolsa de Valores de Colombia, la Bolsa de Comercio de Santiago y la BMV acordarán el “banderazo de salida”, refiere.

Entrevistado por El Economista, afirma que al completarse la integración de la BMV al Mila, el valor de capitalización del mercado integrado estará a la par del que tiene la Bolsa de Valores de Brasil, el Bovespa.

“El valor de capitalización de las tres plazas del Mila es de US$602.000 millones y el de México es de US$527.000 millones. El valor conjunto de las cuatro supera los US$1.100 millones, con lo que estaríamos muy cerca del que tiene el Bovespa”, dice.

5167

Objetivo: integración

—¿Qué beneficio tiene esta integración para los emisores mexicanos, cuando la BMV por sí sola negocia 12 veces los importes que tienen los tres mercados que ya operan en el MILA?

Para las emisoras mexicanas se abre un mercado más amplio porque podrá, más fácilmente, tener acceso al mercado de inversionistas sudamericanos, lo que les dará más operatividad y más liquidez; les permitirá un mejor conocimiento de las empresas de Sudamérica, y se atraerá más atención de los inversionistas internacionales a la región en conjunto.

—¿Se puede pensar en una integración continental de los mercados? ¿Quizá hacia más países de Sudamérica?

De aquí a los próximos tres años, el objetivo es consolidar esta alianza de las cuatro plazas integradas al MILA y facilitar las ofertas públicas de acciones desde su mercado local y participar en los otros tres. Hasta entonces, veremos si se facilita la integración del continente lo que sin duda, fortalecerá la exposición de América Latina como un mercado integrado.

—Se esperaba para el último trimestre la primera operación de la BMV en el Mila, pero se retrasó. ¿Tiene algo que ver con desinterés de las emisoras?

La BMV ha sido una institución históricamente muy abierta a los flujos internacionales de inversión y la regulación lo ha permitido. Este acuerdo regional, en particular, que permitirá un desarrollo regional, nos ha llevado a hacer todo tipo de pruebas para asegurar que los mecanismos de acceso y funcionalidades se encuentren en orden. A partir de diciembre intercambiaremos órdenes, y será planteado el lanzamiento conjunto de la primera operación en el que tendremos que estar de acuerdo las cuatro bolsas. Y el lanzamiento formal, el primer banderazo de salida, podría anunciarse en enero.