Pekín. Los cinco principales bancos de China rompieron filas con la política monetaria el viernes, decidiendo no traspasar un recorte en la tasa oficial de depósitos y en lugar de eso aprovechar unos laxos controles para mantener sin cambios las tasas de ahorros.

Los bancos se han visto obligados desde hace años a ofrecer tarifas bajas, empujando a los ahorradores a inversiones de mayor riesgo tales como la propiedades.

La decisión de los bancos de no pasar el recorte del jueves es una señal de que la reforma está liberando la competencia acumulada por recuperar los depósitos.

El Banco Central de China recortó a 3,25% la tasa oficial sobre depósitos a un año, parte de un movimiento para revitalizar el crecimiento económico, pero al mismo tiempo, le dio a los bancos más margen de maniobra para alejarse de la referencia.

Los cinco bancos más importantes son el Banco Industrial y Comercial de China, el Banco de Construcción de China, el Banco de China, el Banco Agrícola de China y el Banco de Comunicaciones.

Sus sitios web mostraban el viernes que estaban ofreciendo tasas de depósitos estables a un 3,5%.