Con la publicación del decreto que viabiliza su creación, el Instituto de Promoción de Exportaciones e Inversiones (Pro Ecuador) ahora busca definir el presupuesto autónomo que manejará anualmente.

Pro Ecuador, que entró a ejercer las funciones que hasta el año pasado tenía Corpei, opera con recursos que provienen de la Cancillería, como parte de un proyecto de inversión. Y la idea es que reciba un presupuesto propio de unos US$16 millones.

María Fernanda de Luca, coordinadora general de Pro Ecuador, sostuvo que están trabajando en la estructuración del instituto con los ministerios de Finanzas y de Relaciones Laborales, y Senplades. “Creo que para los próximos dos meses estamos ya facultados en este tema (del presupuesto)”, dijo.

Y aunque aún no está definido, se analiza la idea de que el nuevo instituto, con su presupuesto, asuma el gasto de las 27 oficinas comerciales que están adscritas a la Cancillería.

Al momento se evalúa la red de oficinas operativas para determinar si hay la necesidad de cerrar unas y abrir otras en países que comercialmente son claves para Ecuador.

Lo que está definido es que en los próximos meses se aperture una oficina en Holanda y otra en Estados Unidos (Miami). Esta última antes la manejaba Corpei, que donó el mobiliario a la Embajada.

De Luca indicó que, hasta el momento, Pro Ecuador ha participado en cerca de 60 eventos para promover las exportaciones e inversiones.

En este último aspecto, el instituto intenta captar inversionistas con la difusión de los incentivos que contempla el Código de la Producción. De Luca explicó que están generando eventos para convocar a posibles inversionistas y promover el marco legal vigente.