Pekín. La producción fabril de China se contrajo nuevamente en diciembre luego de que bajaron las nuevas órdenes, mostró un sondeo preliminar, afianzando la visión de que los fabricantes tienen dificultades por la débil demanda y ajustadas condiciones de crédito en su país.

El anticipado índice chino de gerentes de compras (PMI, por su sigla en inglés) elaborado por HSBC se ubicó en 49 puntos en diciembre, un modesto alza desde el 47,7 de noviembre pero que sin embargo apunta a una contracción mensual en la actividad.

Una lectura del PMI de 50 divide la expansión de la contracción.

Los índices subyacentes mostraron que las fabricas fueron golpeadas por una caída en las nuevas órdenes domésticas, mientras que el crecimiento de las nuevas órdenes desde el extranjero también se ralentizó.

Las nuevas órdenes se contrajeron por segundo mes consecutivo con el subíndice en 47,4 unidades.

Las nuevas órdenes de exportaciones crecieron en el mes, pero escasamente, con el subíndice apenas por encima del nivel de 50. Los subíndices de la producción y el empleo también se ubicaron en torno a 50.

"El impulso del crecimiento continúa siendo débil, con riesgos bajistas adicionales para las exportaciones y el mercado de propiedades que aún no se han hecho sentir", dijo Qu Hongbin, economista en jefe para China de HSBC.

"Con la inflación rápidamente pasando a una desinflación, el Gobierno chino puede y debería adoptar un alivio agresivo tanto en los frentes fiscal como monetario para estabilizar el crecimiento y los empleos", agregó.

Los datos mediocres hicieron que las acciones en Shanghái y Hong Kong profundizaran brevemente sus pérdidas, pero la reacción del mercado fue por lo demás apagada.