Pekín. La actividad fabril de China posiblemente se ralentizará por segundo mes consecutivo en agosto debido a que una caída en la demanda externa redujo las nuevas órdenes, mostró este martes el índice chino de gerentes de compras (PMI, por su sigla en inglés) adelantado de HSBC.

El resultado deslucido da testimonio de la suave desaceleración de la economía china, y hace poco por disipar el temor en los mercados de que la demanda global se está debilitando debido a los problemas de deuda en Europa y por un crecimiento mustio en Estados Unidos.

El PMI adelantado de HSBC, diseñado para ofrecer una visión de la producción fabril en China antes del reporte de los datos oficiales, subió a 49,8 puntos en agosto, desde la lectura final en julio de 49,3.

Pero eso aún deja al índice levemente por debajo de la marca de 50 puntos que divide la expansión de la contracción en la actividad. HSBC publicará su PMI final de China para agosto el 1 de septiembre.