Río de Janeiro. La producción industrial brasileña, que bajó 2,7% en 2012, registró un descenso en nueve de las 14 regiones analizadas, lo que confirma el mal momento de la industria nacional, que está mermando el crecimiento económico del país, informó este miércoles el gobierno.

Según divulgó el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), las caídas de la producción industrial 2012 fueron en Amazonas (-7%), Espírito Santo (-6,3%), Río de Janeiro (-5,6%), Paraná (-4,8%), Río Grande do Sul (-4,6%), Sao Paulo (-3,9%), Santa Catarina (-2,7%), Ceará (-1,3%) y Pará (-1,1%).

Entre las caídas, destacan la de Sao Paulo, motor económico de Brasil, así como la de otras importantes zonas productivas como Río de Janeiro y Paraná.

En constraste, los incrementos en la producción se registraron en Bahía (4,2%), Goiás (3,8%), la región nordeste (1,7%), Minas Gerais (1,4%) y Pernambuco (1,3%).

En una nota, el IBGE aseguró que "el menor dinamismo fue particularmente influído por los sectores vinculados con la reducción de la producción de bienes de consumo duraderos y bienes de capital, así como una menor producción proveniente de los sectores extractivos, textil, calzado y artículos de cuero, prendas de vestir y la metalurgia".

En el análisis de noviembre a diciembre, la actividad fabril brasileña se mostró estable, cayendo en la mitad de las regiones analizadas, como Paraná (-3,5%), Río Grande do Sul (-2%), Espírito Santo (-1,9%), Río de Janeiro (-1,3%), Ceará (-1,1%), Minas Gerais (-1%) y Amazonas (-0,5%).

El crecimiento en la producción se dio en Goiás (13,7 por ciento), Pernambuco (7,6%), Bahía (4,7%), Pará (4%), el nordeste (2,7%), Sao Paulo (0,6%) y Santa Catarina (0,4%).

Ya en la comparación anual con diciembre de 2011, la actividad de las fábricas brasileñas el pasado diciembre cayó 3,6%, al disminuir en nueve de los 14 lugares estudiados, algo que el organismo atribuyó al haber tenido menos días laborables que un año atrás.

En 2012, la producción de la industria brasileña retrocedió 2,7%, con resultados negativos en 50 de los 76 subsectores y en el 59,5% de los productos.

El mal resultado del sector del automóvil, que perdió un 13,5% en el año, fue el que más influencia tuvo en el dato del conjunto de la industria, según el IBGE.

La crisis afectó principalmente a la producción de camiones y otros vehículos industriales y comerciales, además de chasises y motores para autobuses y camiones.