Río de Janeiro. La producción de la industria brasileña retrocedió un 0,6% en mayo con respecto al mes inmediatamente anterior, con lo que completó tres meses seguidos de retracción, informó hoy el gobierno.

En abril el sector ya había retrocedido un 0,5% frente marzo.

La reducción de la producción de las fábricas fue aún mayor en la comparación con mayo de 2013, del 3,2% e igualmente el tercer resultado negativo consecutivo, según los datos divulgados por el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadísticas (IBGE).

Con los resultados negativos de los últimos meses, la producción industrial acumuló una retracción del 1,6% en los primeros cinco meses de 2014 en la comparación con el mismo período del año pasado.

De la misma forma, el crecimiento de la actividad en las fábricas se limitó al 0,2% en los últimos doce meses hasta mayo en la comparación con el del período entre junio de 2012 y mayo de 2013.

En la caída de la producción en mayo tuvo una fuerte influencia el sector de vehículos debido a que la fabricación de las montadoras se redujo un 20,1% en mayo en la comparación con el mismo mes del año pasado.

De los 24 sectores analizados, 15 tuvieron una producción menor en mayo con respecto a abril.

Los sectores que más redujeron su producción en esta comparación fueron los de coque, derivados del petróleo y biocombustibles, con una disminución del 3,8%, vehículos automotores (-3,9%), metalurgia (-4%) y equipos de informática y electrónicos (-5%).

Por su parte, entre los ocho sectores en que la producción aumento entre abril y mayo destacaron los de minería (+1,4%), productos alimenticios (+1%) y tabaco (+18,5%).

La caída de la producción industrial obligó al Gobierno a anunciar esta semana que prorrogará hasta diciembre de este año los incentivos fiscales con los que venía estimulando las ventas de automóviles y de muebles y que vencían en junio.

El beneficio, creado para incentivar el sector, fue implantado en mayo de 2012 por un período inicial de tres meses pero su vigencia ha sido prorrogada en varias ocasiones para estimular las ventas.

A mediados de junio el Gobierno también anunció un conjunto de medidas para estimular la competitividad de la industria, como la prórroga del sistema preferencial que reduce el crédito para las inversiones y del programa que devuelve parte de los impuestos a los exportadores de manufacturados.

Según la Confederación Nacional de la Industria (CNI), la caída de la producción industrial ya ha provocado una excesiva acumulación de los inventarios en las fábricas y una reducción del nivel de empleo en el sector.

El índice de evolución de la producción industrial, medido por la CNI a partir de un sondeo que incluye 2.077 empresas en todo el país, se ubicó en 48,4 puntos en mayo sobre una escala de 100, con lo que se mantuvo por séptimo mes consecutivo por debajo de los 50 puntos.