La producción industrial de Brasil repuntó en marzo, cuando subió a su ritmo más veloz en más de dos años y alimentó esperanzas de que la prolongada recesión en el país esté llegando a su fin.

La producción industrial creció un 1,4% en marzo respecto a febrero tras ajustes por estacionalidad, dijo el martes el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE). Se trató de la mayor alza mensual desde enero de 2014 y siguió a una caída de 2,7% en febrero.

No obstante, la lectura fue levemente menor al 1,6% arrojado por la mediana de las estimaciones de analistas consultados en un sondeo de Reuters.

En tanto, la producción industrial de la mayor economía de América Latina retrocedió un 11,4% interanual en marzo, que se compara con un declive de 9,8% en los 12 meses hasta febrero.

La producción se elevó en la mitad de los 24 sectores cubiertos por el sondeo del IBGE. El sector de procesamiento de alimentos subió un 4,6%, borrando completamente la pérdida de 2,1% registrada en los dos primeros meses del año.

Los fabricantes de bienes de capital también elevaron la producción, impulsados por una reciente depreciación cambiaria que hizo a las exportaciones brasileñas más competitivas en los mercados globales. La producción de maquinaria y equipamiento subió un 8,5 por ciento en marzo, afirmó el IBGE.

La industria brasileña se ha contraído a su nivel de 2008 mientras el país enfrenta lo que probablemente sea su recesión más profunda en más de un siglo.