Pekín. La producción industrial china se debilitó fuertemente en abril, con la inversión desacelerándose a su menor nivel en casi una década, lo que muestra una economía sorprendentemente vulnerable al bajón global y una contracción del crédito local.

La producción industrial creció un 9,3% en abril, su nivel más débil desde mayo del 2009, mientras que las ventas minoristas sorprendieron al mercado con una ralentización de su crecimiento a un 14,1%, su menor nivel en 14 meses.

Las inversiones en activos fijos aumentó un 20,2 en los primeros cuatro meses del año, su nivel más lento desde diciembre del 2002.

"Obviamente es mucho más débil de lo que se había esperado. Un 9,3% para la manufactura es muy revelador y muestra que la economía se está desacelerando a un ritmo más rápido", dijo Ken Peng, economista de BNP Paribas en Pekín.

"Todo esto apunta al hecho de que la demanda interna es débil y se requiere más ayuda política", agregó.

La inflación anual al consumidor se moderó al 3,4% en abril desde un 3,6% en marzo, mientras que los precios de los alimentos -que son la mayor preocupación para los habitantes y diseñadores de políticas en China- subieron un 7%, frente al 7,5% de marzo.

Un alivio de la inflación puede dar a Pekin más espacio para relajar su política y ayudar a una recuperación de la economía después de una desaceleración del crecimiento en el primer trimestre. Decepcionantes cifras de comercio el jueves aumentaron los temores sobre una desaceleración en la economía global.

"Esto confirma que la inflación está tendiendo a la baja y que la atención de la política seguirá en promover el crecimiento", dijo Zhang Zhiwei, economista para China de Nomura en Hong Kong.

"Los débiles datos de exportación ponen más presión sobre el gobierno. Esto realmente no cambia mucho el panorama del mercado frente a la inflación, pero probablemente una flexibilización de la política será la medida más probable a futuro", agregó.

La inflación en China ha bajado de manera constante desde el máximo de tres años de 6,5% que alcanzó en julio del 2011, como respuesta a una serie de medidas de ajustes de política y a un debilitamiento de la actividad económica.

Los precios de la carne de cerdo, en particular, se han moderado después de niveles de inflación de más de un 50% el verano boreal pasado. La inflación de los productos no alimenticios se enfrió a un 1,7%.

La desaceleración del crecimiento ha repercutido en la demanda del sector manufacturero de China, que lucha con un exceso de capacidad en muchos sectores. El Indice de Precios al Productor (IPP) de abril cayó un 0,7% tras un declive del 0,3% en marzo, superando las expectativas.

Una menor inflación ha llevado a los inversores a especular sobre si China podría reducir aún más la cantidad de efectivo que exige que los bancos mantengan como reservas para alentarlos a prestar más a las empresas que necesitan fondos.

China ha reducido la tasa de requisitos de reservas en 100 puntos básicos desde un récord máximo de 21,5% en dos etapas, con un último recurso de 50 puntos básicos en febrero.

El consenso del mercado es de un recorte de 150 puntos básicos o más a la tasa durante este año, según un sondeo Reuters.