Río de Janeiro. La producción industrial de Brasil creció un 3,1% en el primer trimestre del año, el mejor resultado desde 2010, cuando aumentó un 17,2% en el período, informó este jueves el estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE).

Según los datos divulgados, el resultado positivo en el primer trimestre se produjo a pesar de la caída del 0,1% registrada en marzo con respecto a febrero.

En comparación con marzo de 2017, la producción fabril brasileña creció un 1,3%, para registrar el undécimo resultado positivo en la comparación anual.

En comparación con el primer trimestre del año pasado, la producción industrial no registró ninguna variación, mientras que fue inferior a la del cuarto trimestre del año anterior, cuando se expandió un 4,9%.

En los últimos 12 meses hasta marzo, la producción industrial brasileña creció un 2,9%, el mismo resultado obtenido en febrero.

El descenso de marzo se debió a un menor ritmo en la producción de bienes intermedios, tanto en comparación con febrero (0,7%), como respecto al tercer mes del año pasado (0,2%).

"Con este resultado, la producción industrial se encuentra un 15,3% por debajo del nivel récord alcanzado en mayo de 2011", resaltó el reporte.

Según el IBGE, el descenso de marzo se debió a un menor ritmo en la producción de bienes intermedios, tanto en comparación con febrero (0,7%), como respecto al tercer mes del año pasado (0,2%).

Los bienes intermedios corresponden a cerca del 60% de la industria nacional e incluyen materias primeras de la propia industria.

En la clasificación destacan hierro, petróleo y derivados, celulosa, productos metalúrgicos, fertilizantes, azúcar y derivados de la soya.

De febrero a marzo, 14 de los 26 ramos de la industria brasileña analizados tuvieron resultados negativos.

Estas bajas estuvieron encabezadas por productos fármaco químicos y farmacéuticos (4,2%), así como máquinas, aparatos y materiales eléctricos con igual porcentaje negativo (4,2%).

La producción de bebidas tuvo un descenso de 3,6%, productos de metal del 3,2% y productos de madera una baja del 4,2%.

La caída de marzo puso de manifiesto la lenta recuperación de la economía brasileña, que dejó atrás la peor recesión de su historia.

En 2015, el Producto Interno Bruto (PIB) de Brasil cayó un 3,8% y en 2016 la contracción fue del 3,6%, para tener un ligero crecimiento del 1% en 2017.

El mercado financiero de Brasil espera que la mayor economía de América Latina se expanda un 2,75% en el presente año.