Santiago, EFE. El índice de producción industrial (IPI) de Chile cerró 2012 con un aumento del 2,9% respecto del año anterior, por el aporte positivo de sus tres componentes, Energía (5,7%), Minería (2,7%) y Manufactura (2,4%), informaron fuentes oficiales.

El informe del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) destacó el resultado positivo anual del IPI, a pesar de que en diciembre disminuyó un 2,1% interanual debido a la menor producción minera y manufacturera registrada en el último mes de 2012.

Sobre el aumento anual de la Minería, la mejora se explica principalmente por una mayor producción de cobre, que alcanzó a 5.455.237 toneladas métricas, un 3% más que en 2011.

Este incremento se debe a una mayor ley de mineral en algunos yacimientos y al incremento productivo de faenas que empezaron sus trabajos en 2011, precisó el INE.

El precio del cobre, el principal producto de exportación en Chile, promedió los US$3,60 por libra, lo que supone una disminución del 9,8% respecto a 2011, cuando fue de US$3,99 por libra.

En diciembre de 2012, en tanto, la producción minera cayó un 2,6% en comparación con el mismo mes del año anterior, debido a una menor producción de cobre y concentrado de molibdeno.

El alza del sector manufacturero, que en 2012 creció un 2,4%, se explica principalmente por el impulso de la industria de alimentos, debido al aumento en la producción de salmón y trucha, según el informe.

También incidió de modo positivo la elaboración de productos de metal y la generación de productos de papel, cuyo producto principal fue la celulosa.

En el último mes de 2012, el índice de producción manufacturera registró una baja del 2,5% interanual, descenso que se explica por la elevada tasa de comparación de diciembre de 2011 y la disminución de la actividad en algunos sectores industriales.

Por su parte, el alza del 5,7% anual del sector energético -electricidad, gas y agua (EGA)- se explica principalmente por el subsector eléctrico, que creció un 6,6% respecto de 2011.

La generación de energía hidroeléctrica, en tanto, se vio afectada por la sequía en la zona centro-sur del país, que redujo el nivel de los embalses.

En el Sistema Interconectado Central (SIC), que abastece de energía a la mayor parte del país, la participación de la generación termoeléctrica, la más contaminante, llegó a un 58,8 %, mientras que la hidroeléctrica supuso un 40,5%, el nivel más bajo en los últimos diez años.

En diciembre de 2012, el índice eléctrico aumentó un 2,1% respecto del último mes del año anterior, impulsado por la energía eléctrica.