Washington. La productividad estadounidense creció en el primer trimestre de 2010 a un ritmo mayor al esperado, aunque los aumentos fueron más moderados que en períodos previos a medida que la recuperación económica continúa consolidándose.

La productividad en el sector no agrícola aumentó a una tasa anualizada de 3,6% en el primer trimestre, según cifras preliminares publicadas este jueves por el Departamento de Trabajo.

En el cuarto trimestre, la productividad creció 6,3%, cifra inferior a la estimación inicial para ese período, de un aumento de 6,9%.

Los economistas consultados por Dow Jones Newswires esperaban, en promedio, que la tasa registrara un alza de 2,6% en el primer trimestre.

La productividad se define como la producción por hora trabajada.

El costo laboral por unidad -un indicador clave de las presiones inflacionarias- disminuyó a una tasa anualizada de 1,6% el trimestre pasado. Los economistas habían proyectado una caída de 0,7% para el período.

En el cuarto trimestre, los costos laborales por unidad descendieron 5,6%, porcentaje revisado frente a la estimación inicial de una merma de 5,9%.

Los costos laborales por unidad son la compensación pagada a los trabajadores por cada unidad producida. El costo de la mano de obra es considerado el más importante dentro del proceso de producción.

La Reserva Federal observa los costos laborales por unidad para evaluar las presiones inflacionarias existentes en de la economía.

En el largo plazo, la productividad es clave para mejorar los estándares de vida mediante la creación de un ciclo virtuoso de mayor producción, empleo, ingresos y valores de los activos.

La producción en las empresas no agrícolas creció a un ritmo anual de 4,4% en el primer trimestre, informó el Departamento del Trabajo.

El número de horas trabajadas aumentó 0,8%, su mayor ascenso desde el segundo trimestre del 2007, tras crecer 0,7% en el cuarto trimestre.