Ciudad de México. Luego de dos años seguidos de caídas, el Producto Interno Bruto (PIB) por habitante en México, medido en dólares, se recuperó el año pasado.

El indicador se ubicó en US$9.311 anuales en 2017, lo que implicó un aumento de 5,7% respecto a 2016, que fue de US$8.807 anuales, de acuerdo con cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía, el Banco de México y el Consejo Nacional de Población.

Esto contrastó con las caídas de lo que le correspondería a cada mexicano del ingreso nacional durante 2015 y 2016, que en dólares fueron de 12,0% y 8,9%, respectivamente.

La recuperación del PIB por habitante en 2017 estuvo asociada al menor ritmo de depreciación del tipo de cambio, que fue inferior que el incremento del ingreso per cápita medido en pesos.

En lo que va del actual sexenio, los US$9.311 anuales en los que se ubicó el PIB por habitante el año pasado significaron una reducción de US$950 o 9,3% frente a lo observado durante 2012.

Durante 2017, el peso se depreció sólo 1,4% anual, pasando de 18,66 unidades por dólar en 2016 a 18,93 pesos (US$1,01), en la cotización promedio anual del Fix reportado por el Banco de México.

Mientras, el PIB por habitante a pesos corrientes aumentó 7,2% anual en el mismo lapso, pasando de 164.382 pesos (US$8.844) anuales a 176.224 pesos (US$9.482).

Situación distinta se registró durante 2015, cuando la moneda nacional perdió 19,2% de su valor mientras que el PIB por persona en pesos aumentó 5,0% y también durante 2016, donde las variaciones de estos indicadores fueron -17,8% versus 7,3%, respectivamente.

Balance sexenal. En lo que va del actual sexenio, los US$9.311 anuales en los que se ubicó el PIB por habitante el año pasado significaron una reducción de US$950 o 9,3% frente a lo observado durante 2012.

En cambio, las cifras del Inegi, Banco de México y Conapo muestran que el comportamiento durante los primeros cinco años de los tres sexenios anteriores fue diferente.

El indicador acumuló un crecimiento de 6,1% entre 1994 y 1999; de 16,7% entre 2000 y 2005; y de 13,4% entre 2006 y 2011.

Asimismo, entre 2012 y 2017 el tipo de cambio acumuló una depreciación de 43,7%, muy superior al 14% en los primeros 5 años del gobierno de Felipe Calderón, de 15,3% del gobierno de Vicente Fox, pero inferior al 183,6% que se observó en el mismo lapso del gobierno de Ernesto Zedillo.

En este último periodo, el PIB por habitante en dólares resultó en incremento debido a que el indicador nominal medido en pesos creció 200,6%.