Panamá y Colombia tratarán, en una séptima ronda de negociación, de cerrar finalmente un Tratado de Libre Comercio (TLC). Sin embargo, persisten fuertes diferencias en ambos bloques que podrían impedir esa meta.

La principal discrepancia se centra en el arancel de los textiles y el capítulo aduanero, que restringen las operaciones de la Zona Libre de Colón (ZLC).

La discusión se complica porque Colombia mantiene medidas restrictivas contra la ZLC.

En la negociación, las autoridades colombianas buscan modificar el sobrearancel a las importaciones de textiles y confecciones de países sin acuerdos comerciales con Colombia, con el fin de evitar la entrada de la mercadería china y el contrabando.

A este escollo se suma la preocupación de varios sectores agropecuarios de Panamá, que temen importaciones masivas de Colombia, y la posible llegada de nuevas enfermedades vacunas, reporta el periódico Panamá América.

Los productores de leche, por ejemplo, han planteado la solicitud de la exclusión de este sector dentro del TLC. Adriano Solís, de la Asociación de Productores de Leche de Provincias Centrales, dejó claro que darle cuotas arancelarias a Colombia en dicho rubro implicaría acabar con él, pues de acuerdo con Solís, el país vecino cuenta con un excedente en su producción.

Según datos de los productores del ramo, mientras que Colombia cuenta con 9.7 millones de cabezas de ganado de leche, Panamá solo suma 220,000. Así, según ellos, aprobarles una cuota arancelaria a los productores colombianos, representaría una competencia desleal.

Otro de los sectores que han dicho un rotundo no a los productos del país sudamericano ha sido el caficultor.

La Federación Nacional de Cafetaleros de Colombia ha establecido en 10 millones de sacos, la meta de producción para este año. En contraste con esas cifras, Panamá produce anualmente apenas unos 251.660 quintales.

Finalmente, otra de las inquietudes, más que por competencia, por las preocupaciones en materia de seguridad sanitaria, la han expuesto los porcicultores. Los productores del ramo señalan que a diferencia de Colombia, donde existen unas seis enfermedades que afectan a los animales, Panamá se encuentra libre de problemas como la aftosa. Sebastián González, tesorero de la Asociación Nacional de Porcicultores (Anapor), explicó que, por ese motivo, hace un año el sector solicitó la exclusión de los productos porcinos de un eventual tratado binacional.