México tiene una ventana de oportunidad gracias al reacomodo económico y financiero posterior a la crisis económica mundial, que lo coloca en el camino de convertirse en una nación que empuja el crecimiento global, aseguró Carlos Guzmán Bofill, director general de ProMéxico.

Guzmán Bofill, participó en la inauguración de la 67 Convención anual de la Asociación Nacional de Importadores y Exportadores de la República Mexicana (Anierm), donde asistió con la representación del presidente Felipe Calderón. Guzmán llamó a los empresarios a potenciar las ventajas (de país), fortalecer la competitividad y diversificar los mercados.

El titular de la entidad, mencionó que “es hora de cerrar la brecha entre la percepción y los hechos, es un momento de oportunidad, pero también es momento de cumplir con la responsabilidad que a cada uno nos toca, debemos formar parte de esta generación que construye el México moderno y a la altura de su gente”.

Carlos Guzmán Bofill recordó que desde que México optó por una estrategia de apertura económica, el tema de las exportaciones e importaciones adquirió una importancia toral para el desarrollo económico nacional.

Respecto de las exportaciones durante 2010, Guzmán explicó que, representaron un récord en la historia del país, pues las cifras superaron los Us$300.000 millones. De este monto, US$257.000 millones corresponden a exportaciones no petroleras, y de ellas, US$75.000 millones son exportaciones del sector eléctrico- electrónico, US$65.000 millones de la industria automotriz y US$22.000 millones del sector minero.

En este sentido, México, posee el primer lugar en exportaciones de 32 productos manufacturados y 16 agrícolas. Asimismo, la nación azteca es un centro manufacturero reconocido a nivel mundial, el país exporta más que el resto de América Latina en su conjunto, incluyendo a Brasil.

México es la quinta economía, en términos del Producto Interno Bruto, entre los llamados países emergentes, con la ventaja de ser vecinos del mercado más grande del mundo.

Además México cuenta con una apertura económica que garantiza el acceso con aranceles preferenciales a 43 países que representan dos tercios del Producto Interno Bruto Mundial.