Ciudad de México. El próximo gobierno de México, que asumirá en diciembre, buscará que las empresas de tecnología financiera (Fintech) y los grandes bancos ayuden a aumentar la baja inclusión financiera en el país, donde únicamente algo más de un tercio de los adultos tiene una cuenta bancaria.

Arturo Herrera, uno de los dos futuros subsecretarios de Finanzas, dijo este martes en una entrevista con Reuters que la falta de inclusión financiera es uno de los mayores obstáculos en México para combatir la pobreza, la desigualdad y el lento crecimiento económico.

"Los problemas, no nada más de la inclusión financiera sino de la profundidad del sector financiero, son unos de los principales obstáculos al crecimiento y desarrollo en México", sostuvo Herrera.

Pese a varios esfuerzos, incluida la llamada "Estrategia Nacional de Inclusión Financiera" en 2016, las tasas de penetración bancaria en México no han aumentado significativamente en los últimos años.

"Los problemas, no nada más de la inclusión financiera sino de la profundidad del sector financiero, son unos de los principales obstáculos al crecimiento y desarrollo en México", sostuvo Herrera.

Una evaluación de 2015 realizada por el regulador del sector reveló que el 44% de los adultos tenía una cuenta bancaria, pero que dos tercios de ellos seguían ahorrando de manera informal.

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, ha prometido un gobierno austero que priorizará la lucha contra la pobreza, la desigualdad social y la corrupción.

"Pensamos explorar las posibilidades para desarrollar esquemas de banca digital", dijo Herrera. "Eso requiere crear o ayudar a construir una infraestructura básica que permita transacciones electrónicas entre personas, personas y negocios en las zonas rurales, las zonas más desconectadas del país".

El futuro subsecretario explicó que buscarán el apoyo de compañías de telecomunicaciones y tiendas de conveniencia para construir dicha infraestructura.

"Es un desarrollo muy incipiente en México, donde no necesariamente se requiere la estructura asociada con la banca tradicional con sucursales", dijo Herrera, agregando también evaluarán la primera ley "Fintech" del país, de la cual se estudiará su progreso.

Agregó que el próximo paso será hablar con la banca comercial para entender cuáles son las características que les pueden ayudar a ver a este segmento como uno que puede ser rentable.

Mientras tanto, los bancos estatales de desarrollo tendrían que ser "más eficientes, más dinámicos" y se mantendrían bajo criterios estrictos al medir el progreso de la inclusión financiera.

Por su parte, Gerardo Esquivel, el otro futuro subsecretario de Hacienda, dijo que el gobierno también buscará reestructurar y combinar programas sociales para hacerlos más eficientes.

"Habrá una profunda reforma de programas sociales," dijo Esquivel en referencia al plan de López Obrador de lograr ahorros en la administración pública.