Pekin. China advirtió este jueves que una ley aprobada por la Cámara de Representantes estadounidense este miércoles para castigar a Pekín por no permitir una apreciación más acelerada del yuan podría afectar seriamente los lazos bilaterales.

En una respuesta relativamente moderada, la portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores, Jiang Yu, dijo que el Congreso debería evitar medidas que afectaran las relaciones, diciendo que Pekín "se oponía resueltamente" a la ley. Sin embargo, la funcionaria no precisó si China tomaría acciones en represalia.

El proyecto aprobado por la Cámara de Representantes de Estados Unidos, que según analistas no llegaría a convertirse en ley, busca presionar a Pekín para que permita que su moneda, conocida también como renminbi, se aprecie más rápido al calificar su política cambiaria como una violación a las normas de comercio internacional.

"Usar el tipo de cambio del renminbi es una excusa para adoptar medidas proteccionistas contra China, las cuales sólo pueden afectar el comercio y las relaciones China-Estados Unidos y tendrán un efecto negativo en la economía de los dos países y en la economía mundial", dijo Jiang durante una conferencia de prensa.

"Pedimos a los miembros del Congreso de Estados Unidos entender con claridad la importancia de las relaciones económicas y comerciales entre China y Estados Unidos, y poner un alto en el proteccionismo para evitar afectar los intereses de las personas de los dos países y el mundo", agregó.

Según la portavoz, la posibilidad de que China impugne cualquier ley estadounidense ante la Organización Mundial del Comercio es "hipotética".

El proyecto de ley debe ahora ser debatido en el Senado estadounidense, algo que no sucedería antes de las elecciones legislativas del 2 de noviembre, donde el panorama político del país podría cambiar considerablemente.

El estricto control de China sobre el yuan es blanco de críticas a nivel internacional, en momentos en que varios países del mundo buscan mantener debilitadas sus monedas para volver a crecer mediante un aumento en sus exportaciones.

Más temprano en el día, la agencia oficial de noticias Xinhua citó al portavoz del Ministerio de Comercio Yao Jian, diciendo: "iniciar una investigación compensatoria bajo el argumento de los tipos de cambio no cumple con las normas de la OMC" (en relación a las medidas que podría adoptar Estados Unidos de aprobarse la ley).

En la misma línea, la Cámara de Comercio Estadounidense manifestó su oposición a la ley contra el tipo de cambio chino en un correo electrónico, diciendo: "de ser promulgada como ley, la cámara no cree que sea efectiva para alcanzar sus objetivos y cree que no logrará crear empleos de manera significativa".

Por otra parte, algunos analistas chinos dudan que la ley pueda conducir a una aceleración en la apreciación del yuan.

"Si se está buscando una nueva revaluación única del 3% o 5%, o se espera un alza en el yuan del 20% este año (...) olvídenlo", dijo Fu Bingtao, economista de Agricultural Bank of China.

China, el mayor tenedor de bonos de la deuda estadounidense con cerca de 847.000 millones hasta julio, señala que su fuerte superávit comercial con Estados Unidos se debe a que los estadounidenses ahorran muy poco y no fabrican los productos que China vende.