Una comisión de la Cámara baja de Brasil aprobó este martes un proyecto de ley que, según sus partidarios, ayudará a modernizar las leyes laborales y flexibilizar las normas de contratación para las compañías, por lo que deberá ser votado por el pleno de los diputados el miércoles.

La comisión aprobó la propuesta por 27 votos a favor y 10 en contra, en una victoria para el presidente Michel Temer, quien intenta aplicar reformas impopulares que buscan poner bajo control el déficit de presupuesto de Brasil.

El Gobierno espera que el proyecto de ley sea aprobado por la Cámara de Diputados el miércoles y sea enviado al Senado antes de las protestas y huelgas convocadas para el viernes por los opositores a los planes de reformas de Temer.

Partidos izquierdistas y sindicatos se oponen firmemente al proyecto, que reduciría los costos de las empresas al flexibilizar las restricciones a la contratación temporal de trabajadores y a la tercerización, permitiendo que los acuerdos entre los sindicatos y los empleadores se salten algunas normas del código laboral.

En tanto, la propuesta de Temer para reformar el costoso sistema de seguridad social del país, que corresponde a un 55% del presupuesto e incluye generosos beneficios y normas de jubilación flexibles, enfrentará una votación clave en una comisión el 8 de mayo.

Temer almorzó el martes con gobernadores de estados brasileños con problemas financieros para conseguir su respaldo a la reforma al sistema de pensiones y hacer que busquen el apoyo de los legisladores de sus estados.

"Todos saben que el tema de la seguridad social tiene que ser resuelto", dijo a periodistas el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, quien fue anfitrión del almuerzo. "Si no hay una reforma, nadie podrá pagar a sus empleados públicos", agregó.