Los inversores en la economía de Puerto Rico todavía enfrentan la posibilidad de un impago sobre parte de su deuda de 70.000 millones de dólares, aún después de que el Congreso de Estados Unidos creó el miércoles una junta de supervisión federal para gestionar sus reestructuraciones de crédito.

El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo que firmará rápidamente la Ley de Supervisión, Administración y Estabilidad Económica para Puerto Rico (PROMESA, por su sigla en inglés) antes de que el Estado libre asociado se enfrente el 1 de julio a una posible suspensión de pagos de US$1.900 millones.

Si bien el Gobierno de Puerto Rico dice que no puede cancelar la totalidad de sus deudas, y es probable que caiga en una moratoria por cuarta vez en el último año en parte de sus bonos, algunos acreedores podrían recibir sus pagos a través de aseguradoras o fondos de reserva.

"Independiente de la creación de la junta de supervisión, los pagos incumplidos ​​el 1 de julio constituirán un default" dijo Ted Hampton, oficial de crédito senior de Moody's Investors Service.

El pago del 1 de julio incluye unos US$780 millones en Bonos de Obligación General (OG), su crédito de más alto rango que se supone debe pagarse antes que todos los demás.

"Creo que no cubrirán todo el pago de los OG. Este sería su primer default en esos bonos, una de las razones por las que muchas personas involucradas, del Tesoro estadounidense, del Congreso y del Gobierno de Puerto Rico, vieron una gran urgencia en la promulgación de PROMESA antes del 1 de julio", dijo Hampton.

Según Hampton, Puerto Rico ya ha incumplido unos 562 millones de dólares en pagos de deuda hasta el 30 de junio.

PROMESA ofrece al mercado más claridad y reduce las posibilidades de una lucha legal caótica al proporcionar un aplazamiento, retroactivo al mes de diciembre, para cualquier litigio de los acreedores contra el Gobierno de Puerto Rico y sus organismos emisores de deuda.

Si la junta de supervisión puede poner en práctica reformas, controlar la situación financiera de la isla y pagar la totalidad de su deuda, esto "permitirá que Puerto Rico sea autosuficiente y pueda vender bonos en el futuro para sus necesidades operativas y de capital", dijo Dick Larkin, director de análisis de crédito en Stoever Glass & Co.

PROMESA, un inusual compromiso bipartidista, fue aprobado el miércoles en el Senado estadounidense por una votación de 68 a favor y 30 en contra. La Cámara de Representantes había dado luz verde al proyecto de ley el 9 de junio.