La disminución del precio del petróleo y la depreciación del peso frente al dólar no frenarán la atracción de inversiones extranjeras. Carlos Montemayor, socio líder de Global Human Resources en PwC México, y Pedro Carreón, socio líder de Análisis & Estrategia de Política Fiscal en la misma consultoría, coincidieron en que el país se convertirá en uno de los principales destinos de inversión en el mundo derivado de la implementación de las reformas estructurales.

De acuerdo con Montemayor, la disminución del precio del petróleo y la depreciación del peso frente al dólar son fenómenos que no afectan las perspectivas económicas de México hacia el futuro, debido a que son temporales.

Las inversiones que se detonarán en sectores estratégicos como el energético y de telecomunicaciones no se alterarán por factores momentáneos. El interés que tienen empresarios de diferentes países sigue intacto”.

Economía informal genera 24,8% del PIB, cada vez menos

Entrevistado luego de presentar el Doing Business in Mexico 2015 destacó que la plataforma de cambios estructurales aprobados durante los dos primeros años de gobierno de Peña Nieto atraerá capitales foráneos, debido a que también se cuenta con una de las poblaciones más jóvenes del mundo, una posición geográfica estratégica, además de talento competitivo en el sector manufacturero.

Carreón indicó que los efectos de las reformas estructurales comenzarán a registrarse desde los primeros meses de 2015.

La multiplicación de empleos derivados de las reformas será paulatina y, aunque comenzará desde inicios de año, será más fuerte en el segundo semestre, cuando comiencen a materializarse los primeros proyectos”.

Recuperación. Carlos Montemayor dijo que la plataforma de cambios estructurales realizados, así como el presupuesto de infraestructura que se ejercerá el siguiente año, permitirá que la economía continúe en recuperación y anticipó que alcanzará un crecimiento sostenido de seis por ciento en un periodo no mayor a cuatro años.