Bank of America Merrill Lynch considera que la economía de México es la más resistente de Latinoamérica, en cuanto a resistir choques externos, ya que mantiene un crecimiento superior a 2%, una baja inflación y una tasa de desempleo de alrededor de 4 por ciento.

Bajo este contexto, Carlos Capistrán, economista en jefe para México de la institución financiera, dijo que los indicadores reflejan que la economía mexicana es muy fuerte, debido al consumo interno e inversión.

Sin embargo, Carlos Capistrán advirtió que “los choques externos han aumentado, y prevemos menores exportaciones, menores entradas de capital y una contracción en el gasto de gobierno que eventualmente podrán más que la economía doméstica”.

El componente doméstico, que explicará la desaceleración, el cual es la consolidación de las finanzas públicas. El cambio en la postura fiscal de México de un déficit primario de más de 1% del PIB el año pasado, a 0.5% este año, y a un superávit de aproximadamente 0.2% en 2017. Esto significa que el gobierno deberá hacer recortes al gasto de entre 2 y 3 puntos porcentuales del PIB en dos años, esto hará que la demanda agregada de la economía crezca menos.

En el sector externo, el crecimiento de EU bajará de un avance de 2.5% en 2015 a 1.9 por ciento el presente año y 1.8 por ciento en 2017, lo que afectará las exportaciones de México especialmente las manufactureras.

En tanto, Emilio Romano, director general para México de BofAML, expresó que “para el banco el país representa una de las economías con perspectivas saludables de crecimiento y de salud financiera".