La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, afirmó que en los últimos 13 años salieron de la pobreza 36 millones de personas y 40 millones más pasaron a la clase media en el país sudamericano.

La mandataria indicó en el marco del XX Congreso Mundial de Consumidores realizado en el Centro Internacional de Convenciones de Brasilia (capital), que el gobierno del Partido de los Trabajadores (PT) ha promovido la movilidad ascendente de millones de brasileños.

"La regulación de relaciones de consumo es una parte intrínseca de la agenda de desarrollo económico y social que hemos implementado en Brasil", dijo.

Sostuvo que esta condición les permitió a los brasileños tener pleno acceso a bienes y servicios, "transformando a millones de personas excluidas en consumidores".

El XX Congreso Mundial de Consumidores conmemora los 25 años de la aprobación del Código de Protección al Consumidor en Brasil.

Rousseff destacó la necesidad de que gobierno y sociedad civil actúen en conjunto para garantizar la protección de los ciudadanos como consumidores.

La funcionaria detalló que su gobierno también impulsa iniciativas tendientes a fortalecer organismos de defensa del consumidor y la mejora regulatoria en servicios públicos, en especial en finanzas y telecomunicaciones.

"Todas estas acciones son parte de nuestro programa para asegurarse de que los brasileños tienen pleno derecho a consumir productos y servicios de calidad", enfatizó Rousseff.

Dijo que la defensa de los consumidores es una política de Estado, no de gobierno, porque define toda la estrateiga de crecimiento y desarrollo.

"Es una agenda que al mejorar la protección de los consumidores, nos permite simultáneamente fortalecer la democracia y la ciudadanía en Brasil", subrayó la mandataria.