La economía del país se está estabilizando y recuperando, pero sigue enfrentando una significativa presión a la baja, admitió hoy el ministro de Hacienda de China, Lou Jiwei.

En declaraciones durante una conferencia nacional de trabajo financiero, Lou indicó que su ministerio continuará garantizando los fondos para la construcción de proyectos importantes para ofrecer apoyo fiscal, al mismo tiempo que reduce los impuestos y las cuotas administrativas a fin de reducir los costos de las compañías.

La economía china tuvo un crecimiento de 7%, mejor que el esperado, en el segundo trimestre del año. El crecimiento, aunque no representó ningún cambio con respecto al primer trimestre, representa el menor nivel desde la crisis financiera mundial.

El ministro afirmó que su cartera continuará promoviendo un modelo de asociación público-privada para la inversión, regulará la deuda de los gobiernos locales y promoverá la "transformación orientada en el mercado" de los vehículos financieros gubernamentales locales para transformar en entidades independientes a estos órganos de inversión apoyados por el gobierno.

También pidió mayores avances en las reformas fiscales del país, que incluyen sustituir el impuesto sobre el volumen de negocios por el impuesto al valor agregado e implementar el impuesto al consumo y las reformas al impuesto a los recursos.