El Proyecto de Trump de imponer un Border Adjustment Tax (BAT) o impuesto de ajuste fronterizo, que consiste en que las empresas de EE.UU. no podrían deducir el costo de sus importaciones dentro de sus ingresos, por lo cual se cobrarían gravámenes a las importaciones, pero las exportaciones quedarían exentas del pago de impuestos.

El objetivo es fomentar la producción nacional, y cuenta con la ventaja de que no está prohibida por la Organización Mundial del Comercio, principalmente, según Fernando Fernández del IE BUSINESS SCHOOL por ser “absurda” y no lograr sus objetivos finales, ya que la causa principal de salida de puestos de trabajo al exterior se debe principalmente a la menor competitividad del empleo de los EE.UU. frente a los de otros países y la autonomatización del trabajo.

El BAT gravaría el lugar donde un producto o servicio es consumido, en este caso, Estados Unidos, y no donde se ubique la empresa productora.

El BAT ha sido rechazado por los demócratas en el Congreso, quienes han expresado su preocupación de que los impuestos afecten no sólo a los consumidores sino que busquen ser utilizados en proyectos a los que se oponen, como la construcción de un muro en la frontera con México.

Fernando Fernández // Trump y el ajuste impositivo de fronteras // IE Business School from IE Media on Vimeo.