Los consejeros del Banco Central de Chile evaluaron como única opción mantener la tasa de interés clave en agosto, en el inicio de un ciclo de sesgo neutral de política ante el bajo dinamismo de la economía, mostró este lunes la minuta de la última reunión de la entidad.

Los miembros del consejo votaron por unanimidad dejar estable la Tasa de Política Monetaria (TPM) en 3,50%.

En la minuta se mencionó que la división de estudios propuso al consejo comunicar que las tendencias de los últimos meses sugerían posponer la normalización de la política monetaria.

En línea con esto, también destacó la trayectoria que el mercado había ido incorporando tanto en los precios de los activos financieros como en las diversas encuestas, con una tasa rectora estable por un período más prolongado.

Varios consejeros resaltaron que la apreciación del peso hasta mediados de agosto había ido más allá de lo esperado y estaba ayudando a que la inflación convergiera a la meta antes de lo anticipado.