Bogotá. La idea del fiscal Néstor Humberto Martínez de quitarle los tres ceros a la moneda colombiana para combatir el dinero de origen ilegal ha tenido acogida en distintos sectores de la sociedad, y parece que esta vez está cerca de concretarse.

Durante el fin de semana pasado, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, apoyó la propuesta y aseguró que esta decisión podría hacer más sencilla la contabilidad de las empresas y, sobre todo, facilitaría el cambio de divisas para los turistas extranjeros.

Las declaraciones del Presidente de la República, Juan Manuel Santos, fueron en la misma dirección. "Gracias a que se controló la inflación, retomamos, con apoyo del Banco de la República, la idea de quitarle tres ceros al peso. El proyecto de ley lo presentaremos el 16 de marzo", anunció el mandatario en su cuenta de Twitter. 

El gerente general del Banco de la República, Juan José Echavarría, se sumó a estas voces de apoyo y durante una entrevista con Caracol radio confirmó que está de acuerdo con la propuesta, pero respeta la decisión del congreso, quien tiene la última palabra.

Todavía están activos los billetes con el diseño antiguo y si se incluyen en el mercado los nuevos sin los ceros, en 2019 habría tres clases de billetes en circulación. 

"Cuando hicimos la nueva familia de billetes ya teníamos previsto eliminar los tres dígitos en la moneda nacional, por eso remplazamos los ceros por los miles en letras. Si la propuesta se hace realidad, el diseño de los billetes se mantendría, pero en vez de la palabra mil, quedaría la palabra nuevos, ese sería el único cambio", sostuvo Echavarría. 

Según el gerente del emisor, el costo de este proyecto de ley depende de que tan rápido se haga el proceso. "Lo más económico y lo menos traumático para el país sería comenzar la transición en 2020 y hacerlo poco a poco durante tres años. Así el proyecto costaría 0,4% del PIB, cerca de 400.000 millones de pesos (US$140 millones), si se hace la reconverción de metales".  

Además de este monto, poner en circulación los billetes y las monedas sin los tres ceros requeriría campañas publicitarias y procesos educativos, y una serie de gastos adicionales para los empresas y los comercios. 

La razón para no empezar este proceso desde ya es simple: todavía están activos los billetes con el diseño antiguo y si se incluyen en el mercado los nuevos sin los ceros, en 2019 habría tres clases de billetes en circulación. 

Echavarría también reveló que en este momento hay 2.633 millones de billetes, y que la denominación que más se usa es la  $50.000, con el 34% del total de todos los billetes. Después el billete de $2.000.