El Banco Central del Ecuador (BCE) entrará en un “profundo” proceso de reestructuración anunció este sábado el presidente de la República, Rafael Correa, durante el enlace sabatino.

Señaló que la entidad deberá manejar correctamente su liquidez, orientar estos recursos a crédito productivo para el desarrollo y no a funciones como el control de la inflación.

Según el primer mandatario se implementarán innovaciones al sistema nacional de pagos, integración monetaria regional, gestión adecuada de las reservas para que en su mayoría ya no sean enviadas fuera.

En ese espacio también participó el presidente del directorio del BCE, Diego Martínez, quien precisó que esta institución recuperará toda la capacidad de regulación del sector financiero.

Correa dio a conocer que alrededor de 22.000 bienes inmuebles, muchos de ellos derivados de la crisis bancaria, pasarán a Inmobiliar, ente que maneja los bienes del Estado. Además, habló de la elaboración de una nueva ley de Régimen Monetario.

Sobre el ex presidente del BCE, Pedro Delgado, dijo que no hizo una mala gestión en la institución, pero calificó como “ratería” y un acto de “deslealtad” la falsificación del título de economista.

En torno a las investigaciones de los hechos del 30 de septiembre del 2010, cuando se produjo una revuelta policial, el jefe de Estado ratificó que no permitirá que los responsables de las muertes producidas ese día y las agresiones a ciudadanos inocentes queden en la impunidad.

Mencionó que aún no están identificados, entre otros, los francotiradores que estuvieron ubicados en los edificios aledaños al hospital de la Policía.

En ese contexto, Correa advirtió la posibilidad de ofrecer recompensas a quienes identifiquen a estas personas.