Quito. El presidente Rafael Correa reconoció ayer durante su enlace 491, con base en cifras del Banco Central del Ecuador, que hasta el momento la economía cerraría el 2016 con un crecimiento negativo del 1,7%.

Entre las principales causales citó el terremoto de abril pasado, que según el primer mandatario redujo el crecimiento anual un 0,7%.

A esto se suman los choques externos como la caída del precio del petróleo, que se agudizó en el primer trimestre del año con un promedio de $ 20 por barril, y la caída de las exportaciones en más del 8%.

Reveló que entre el 2015 y el primer semestre de este año las exportaciones petroleras y no petroleras bajaron $ 9 mil millones, además de las inversiones que cayeron en los primeros seis meses el 9%, seis puntos de los cuales corresponden a inversión del sector público.

Pese al balance negativo, Correa aseguró: “En el segundo semestre vamos a crecer y vamos a entregar una economía en crecimiento en mayo de 2017”. Aun cuando indicó: “Hubo tanto decrecimietno por el terremoto, exportaciones, etc., en el primer semestre que va a ser difícil recuperarnos, no imposible. Vamos a tratar de lograrlo, pero en principio como vamos tenemos una tasa de crecimiento del -1,7% en 2016”.