Quito. El presidente ecuatoriano Rafael Correa destacó hoy la estabilidad económica y fiscal de su país, así como la reducción de la pobreza y desigualdad durante la presentación de su Informe Anual de Gestión a la Nación ante la Asamblea Nacional (Congreso), de mayoría oficialista.

Correa rindió el informe de la gestión realizada durante 2014, el segundo de su tercer período de gobierno, que finalizará en 2017.

"La disminución de la pobreza y desigualdad es un logro histórico, contundente, incontrastable. Gobernamos para todos y hemos dejado en claro que nuestra opción preferencial es por los más pobres y más desposeídos", afirmó el gobernante de izquierda.

Correa, en el poder desde 2007, resaltó que la pobreza por consumo disminuyó de 38.3 por ciento en 2006 a 25,8 por ciento en 2014, un 12,5 por ciento menos, gracias a políticas redristributivas y al crecimiento económico.

"Todos los estudios demuestran que desde que somos Gobierno en el Ecuador existe un número menor de personas pobres, la pobreza es menos severa que antes, las brechas entre los que más tienen y los que más tienen se han acortado", apuntó.

Según el gobernante, el país ha experimentado "movilidad social ascendente" lo que significa  sus 15 millones de habitantes han mejorado su posición social.

"El bienestar de los más pobres ha crecido a mayor velocidad que el bienestar de los más ricos. La reducción desigualdad y pobreza es una marca propia de la revolución ciudadana, (su proyecto político) no siempre se puede lograr eso", subrayó

Sin embargo, admitió que aún "quedan rezagos del viejo Ecuador" por lo que llamó a confiar en su gobierno y apoyar la continuidad de su proyecto político de cara a los comicios de 2017.

Estabilidad en la Economía. Correa, quien es economista de profesión, aseguró que la situación fiscal y la economía local, dolarizada desde el año 2000, están sólidas.

Esto a pesar de factores externos como la caída del precio del petróleo, principal producto de exportación del país, el socio más pequeño de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Desde septiembre pasado en que inició el desplome del precio del crudo, Ecuador ha dejado de recibir 2.241 millones de dólares por ingresos petroleros, reveló tras señalar que pese a ello, ninguna obra o proyecto estratégico se ha detenido.