Santiago. "Es gratificante mirar una nueva era continental, con una unión latinoamericana que ofrece más dignidad humana a los pueblos, dejando atrás la crisis de pensamiento propio y con grandes desafíos políticos, gracias a que la región alzó la voz “casi al unísono” para dejar de beneficiar a ciertos grupos de poder que mantenían distantes diferencias entre clases sociales", apuntó este viernes el presidente ecuatoriano Rafael Correa, quien cumple una visita de dos días a Chile.

Ecuador tuvo siete presidentes en diez años, recordó el Jefe de Estado, quien agregó que aquello fue el rompimiento de la democracia, pero no esencialmente por sacar a los presidentes del poder, sino porque estos no cumplieron el trabajo social ofrecido por los mandatarios durante las elecciones.

En 1999 fue el peor caso ecuatoriano de crisis económica, rememoró Rafael Correa en una charla magistral que brindó en la sede de la Comisión Económica Para América Latina (Cepal), en Santiago de Chile.

Refirió el salvataje bancario de 1999, cuando hubo la mayor incautación de propiedad privada del país, al no dejar a los ciudadanos retirar su dinero de los bancos, que quedó congelado para entregárselo a partir de un año después con una sucretización licuada por la nueva moneda, el dólar.

“Por eso se promovió la ley de garantía de depósitos (…) antes, la causa de la crisis era el poder político relacionado al sistema financiero”, dijo el Presidente en una ponencia a la que asistieron el expresidente chileno Patricio Aylwin y el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), José María Insulza.

Antes, en la presentación de Correa, la secretaria ejecutiva de la Comisión Económica Para América Latina (Cepal), Alicia Bárcena, hizo un recorrido por la vida del Mandatario.

“El presidente Correa no es un economista convencional, de registros estadísticos, sino que es un economista que constituyó una identidad, que tuvo anclas firmes con sensibilidad por los postergados, por los excluidos, por los reprimidos”, refirió la funcionaria oriunda de México.

Habló sobre el voluntariado de Rafael Correa con las comunidades indígenas, su compromiso con el aspecto social desde su juventud, su visión de analista y crítico formado en economía, que ahora permiten los “procesos de cambios con la denominada Revolución Ciudadana, que lo llevó a ganar las elecciones por una segunda ocasión y en una sola vuelta electoral”.

También contó algunos antecedentes del reciente crecimiento económico del Ecuador, país que ha multiplicado por cinco su presupuesto en educación, cifras similares aplicadas en salud, en desarrollo social y con el positivo cambio de la política fiscal, cuya tributación permite mejorar constantemente el desarrollo social en el Ecuador.

En la Cepal, Correa expuso el modelo ecuatoriano que refiere, que refiere entre otros puntos, el gobernar los mercados en función de los objetivos sociales.

El Presidente visita desde ayer a Chile para conocer la experiencia minera a gran escala de Chile y para asistir a la Feria Internacional del Libro, en la que presentará su obra “Ecuador: de la Banana Republic a la No República”.