El presidente de Ecuador, Rafael Correa, llamó este martes a los empresarios alemanes a invertir en su país, aprovechando una serie de ventajas que existen como la estabilidad política que se ha logrado en los últimos años y las mejoras que vienen alcanzándose en otros campos como la cohesión social.

"Somos un proyecto de izquierda, pero una izquierda moderna consciente que entiende el papel de la empresa privada en el desarrollo y que también entiende que el estado tiene que tener un papel", dijo Correa al inaugurar en Berlín un foro de empresarios alemanes con intereses en América Latina.

El presidente ecuatoriano también se refirió a las negociaciones para un acuerdo de cooperación entre su país y la UE y aseguró que estas ya están bastante adelantadas y responsabilizó a los técnicos de que no estén ya cerradas.

"La voluntad de los técnicos muchas veces es más lenta que la voluntad política", dijo Correa en la XIII Conferencia de la Economía Alemana para América Latina que organizan las cámaras de industria y comercio alemanes.

No obstante, Correa dejó entrever que de su parte también hay algunas discrepancias en lo que ser refiere a la parte comercial del acuerdo.

"Somos amigos del comercio pero también puede haber un comercio destructor. Además, ustedes tienen que tener en cuenta que somos un país sin moneda propia por lo que no tenemos las herramientas de la política monetaria para corregir desequilibrios externos y la única herramienta que nos queda es la política comercial", explicó Correa.

Correa, para mostrar la estabilidad que ha logrado Ecuador durante los años que el lleva en el gobierno desde 2007, recordó que en la década anterior ningún gobierno había logrado terminar su período constitucional.

En cambio, a partir de 2007, el gobierno de Correa ha ganado nueve procesos electorales, incluyendo las últimas elecciones presidenciales en las que obtuvo el 57,1% de los votos.

"Eso representa el apoyo popular que tiene el gobierno después de seis años de mandato. No se trata sólo de un proyecto político sino de un proyecto nacional", dijo Correa.

Además de la estabilidad política, Correa destacó los progresos en lo relativo a la cohesión social que se ha logrado durante su gobierno y que, dijo, también es algo importante económicamente puesto que es algo que estabiliza la demanda.

Correa resaltó que Ecuador quiere inversiones pero, agregó, no cualquier tipo de inversiones sino aquellas que mejoren las condiciones de vida de los ecuatorianos.

Por ello, agregó, ha habido renegociaciones de los contratos con las compañías petroleras para aumentar los beneficios que estos tienen para el país.

Además, como uno de los pilares de su trabajo gubernamental, Correa destacó los esfuerzos que se están haciendo en educación y ciencia y dijo al respecto que Ecuador quiere pasar de ser una economía que exporta recursos finitos a ser una economía de recursos infinitos, refiriéndose al desarrollo del talento humano.

"El desarrollo de nuestro sistema educativo y de nuestra infraestructura científica es algo de lo que podemos aprender mucho de Alemania y ya estamos aprendiendo", dijo Correa.

La industria alemana ha firmado un acuerdo de cooperación en lo relativo a formación profesional con Ecuador, Chile y México.

Correa empezó su intervención ante los empresarios alemanes -la primera de su visita a Alemania- declarando su satisfacción de volver "al país de Einstein, Thomas Mann, Hermann Hesse, Hegel y Marx" en que el que no había estado desde sus tiempos de estudiante de economía en Bruselas.