Quito. El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, anunció este jueves el Plan Anual de Inversiones (PAI) para el año 2015, de US$8 mil millones, y rechazó las críticas opositoras al gobierno por el gasto público al señalar que su gobierno tendrá que hacer “en pocos años lo que no se hizo en 50 años”.

“Hemos revisado los sectores estratégicos, y solo en dos, en electricidad y en Senagua (Secretaría Nacional del Agua) la inversión será de cerca de tres mil millones de dólares”, afirmó Correa en un conversatorio con los medios nacionales en Quito, radiotelevisado a la nación.

El mandatario señaló que en estos sectores se incluyen los fondos destinados a las ocho hidroeléctricas en construcción en el país, que en 2016 ya comenzarán ahorrar ingentes recursos al país, con lo cual no tendrá que ser subsidiada la gasolina para generar electricidad para termoeléctricas ni gas licuado para el sector doméstico, porque las cocinas funcionarán con electricidad.

Refirió que en tiempos de esto presiona las cuentas fiscales y genera déficit, pero cuestionó el hecho de qué país en transición al desarrollo no tuvo déficit fiscal, ni en cuenta corriente (…) porque, acotó, se trata de invertir para luego recaudar los frutos de esa inversión.

“Debemos ser coherentes entre lo que buscamos y lo que hay que hacer para alcanzar esos objetivos, si queremos salir del subdesarrollo, tenemos que invertir, porque hay que tener energía, hay que tener educación, hay que tener salud y eso implica gasto público”

Estimó que para este año el déficit fiscal será del 5%, “perfectamente manejable”; cifra similar en 2015, pero en 2016 será solo de 3% porque las hidroeléctricas comenzarán a generar, lo cual reemplaza gasto en combustible importado y en subsidio de combustible, mientras para 2017 ese índice será del 1% y ya en 2018 ya exista equilibrio fiscal.

“Es decir no estamos trabajando no para las elecciones, sino para dejar un país mucho mejor del que nosotros encontramos y sin tantas restricciones ni tanto caos”, aseveró.

Enfatizó que de la inversión en Senagua y en energía eléctrica, al menos seis millones son para los seis proyectos multipropósitos, para el riego agrícola y evitar inundaciones, lo cual deberá ahorrar lo que se destinaba a las pérdidas anuales por este concepto, al tiempo que incrementará la producción agrícola en grandes extensiones de tierra de la nación.

Respecto al sector productivo, están previstos US$400 millones, más de cuatro veces que lo destinado antes de la Revolución Ciudadana, expuso que existen planes importantes como la recuperación del café, el cacao, la caña, la producción ganadero, el mejoramiento genético y de semillas, entre otros.

Expuso que en educación serán destinados unos US$200 millones para completar la infraestructura para las cuatro universidades en construcción, mientras en la salud pública serán dispuestos más de US$800 millones de inversión.

El mandatario rechazó que se esté satanizando la inversión del gobierno en estos programas al señalar que “son gastos que hay que hacer” y llamó a sus connacionales a no dejarse “engañar por el simplismo de la satanización del gasto público”.

En el caso de la educación y salud, precisó que la Constitución de 2008 establece la inversión anual del Producto Interno Bruto del Estado debe ser del 0,5% cada uno.

Por otra parte, dijo, está el financiamiento a la función electoral, legislativa y la judicial; esta última emplea más de US$600 millones solo en gastos corrientes y unos 200 millones en inversión, mientras los Gobiernos Autónomos Descentralizados reciben en su conjunto más de tres mil millones de dólares (que no entran en el PAI), y un 10% de transferencias a los gobiernos locales.