El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, viaja a Bruselas para la cumbre de la UE sobre el presupuesto con el objetivo de minimizar los recortes en política agraria y de cohesión y lograr un fondo específico para fomentar el empleo juvenil.

Rajoy llegará a Bruselas a primera hora de la tarde y mantendrá algunos contactos previos al inicio de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno para intentar acercar posiciones en torno a ese presupuesto de la UE para el periodo 2014-2020.

La cumbre de noviembre en la que los líderes europeos fracasaron en su intento de acordar ese presupuesto se cerró con una propuesta que era razonable para España.

Ese documento fijaba las finanzas europeas en 973.000 millones de euros (US$1.316.000 millones), 80.000 menos que los propuestos por la Comisión Europea y 20.000 menos respecto a los aprobados por la UE para el periodo 2007-2013.

Pero se establecía una reducción menor de la prevista inicialmente para los fondos agrícolas y de cohesión, y se incluía una partida específica para las regiones españolas de 2.800 millones de euros.

Algo más de dos meses después de aquella propuesta, el Gobierno español ve factible el acuerdo, aunque la evolución de las negociaciones desde entonces que ha añadido algún obstáculo.

Así lo expuso esta semana el secretario de Estado para la Unión Europea, Íñigo Méndez de Vigo, al considerar que el acuerdo está ahora algo más lejos que al final de la cumbre de noviembre.

Rajoy se refirió a este Consejo Europeo en la conferencia de prensa que ofreció el pasado lunes en Berlín junto a la canciller alemana, Angela Merkel.

Aseguró entonces que ve voluntad de entendimiento en los líderes europeos y subrayó que las principales preocupaciones de España son los fondos de cohesión, la política agraria y el desempleo juvenil.

En esa línea, el presidente del Consejo Europeo, Herman van Rompuy, anunció el miércoles que propondrá destinar "varios miles de millones" de euros a una iniciativa centrada en combatir el desempleo juvenil y que se incluiría en el próximo presupuesto comunitario.

El Ejecutivo de Rajoy está satisfecho con esta propuesta porque considera que España sería uno de los países que más se podrían beneficiar de ella debido a que padece un desempleo juvenil que supera el 50%.

Sin embargo, Méndez de Vigo señaló que ese fondo no debe nutrirse de otros ya existentes, sino que debe ser "dinero nuevo".