Según el informe Doing Business 2012: Haciendo negocios en un mundo más transparente, 17 de las 32 de economías de América Latina y el Caribe implementaron reformas en el último año para favorecer y mejorar la capacidad de los emprendedores locales de hacer negocios.

Chile es el líder regional sobre la facilidad de hacer negocios, ocupando el puesto 39 de la clasificación global que incluyó a 183 países, gracias a la adopción de licencias de operación temporales expedidas de manera inmediata y con el lanzamiento de un sistema electrónico de intercambio de datos de comercio internacional.

Por su parte, Venezuela cayó al lugar 177 tras quedar de 175 el año previo. Fue superado por Haití (174) y por Bolivia (153).

“En los últimos seis años, autoridades de 163 economías hicieron sus regulaciones internas más abiertas a las empresas. Solo pocas economías fueron en la dirección opuesta. La República Bolivariana de Venezuela y Zimbabwe fueron los que hicieron sus regulaciones más difíciles para las empresas”, señaló el reporte.

Además de Chile, y Perú, el estudio evaluó regulaciones que afectan a empresas locales y las clasifica en 10 áreas, tales como la apertura de una empresa, la resolución de la insolvencia y el comercio transfronterizo.

Singapur es la nación más abierta a las empresas del planeta, y el Chad la más complicada, según el estudio anual.