El presidente cubano, Raúl Castro, dijo este sábado ante la Asamblea Nacional del Poder Popular que la economía de la isla creció en 0,6% en el primer semestre de este año, un resultado que no satisface al gobierno.

Al intervenir ante el congreso, reunida en su primera sesión ordinaria de 2014, Castro dijo que "ese resultado no nos satisface, pero no nos desanima", antes de pedir más eficiencia "para asegurar la sostenibilidad del país".

El presidente señaló que se incumplen los resultados previstos al no lograr los ingresos externos planificados, a lo que se sumaron las condiciones climatológicas adversas e insuficiencias que enfrenta la economía nacional.

Castro apuntó que a pesar del alza en sectores como telecomunicaciones, agropecuario y transporte, se decreció en la minería e industria por la llegada tardía de materias primas, además de los efectos de la crisis internacional, el bloqueo que Estados Unidos mantiene contra la isla y la persecución financiera por parte de Washington a entidades que mantienen vínculos con Cuba.

Unificación monetaria. El presidente cubano advirtió ante la Asamblea Nacional del Poder Popular que la unificación monetaria y cambiaria no será una solución mágica.

"Se preparan todas las condiciones para la unificación monetaria y cambiaria en el país, proceso que no será la solución mágica a problemas de la economía", dijo el gobernante de 82 años en referencia a un proceso cuyo inicio fue anunciado por las autoridades en octubre del pasado año.

Desde 1994, en la isla circulan dos monedas, el peso cubano o CUP, en el que se pagan los salarios y los principales servicios, y el peso convertible o CUC, equivalente al dólar y a 25 CUP, que se usa en la compra de los productos y servicios liberados.

De acuerdo con el mandatario, la eliminación de la doble circulación monetaria forma parte indispensable de un conjunto de políticas dirigidas al incremento de la eficiencia y de la productividad del trabajo, lo que propiciará una distribución más justa de la riqueza creada.

Castro reiteró que en ese proceso se garantizarán los depósitos bancarios y ahorro en efectivo de los cubanos.

La sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular reúne a más de 600 diputados cubanos.

“Acoso” de EE.UU. Raúl Castro denunció el incremento del acoso por parte de Estados Unidos, que mantiene un cerrado bloqueo contra la isla desde hace más de 50 años.

"Se ha acrecentado a niveles sin precedentes el acoso a las instituciones comerciales y bancarias que se relacionan con nuestro país, en muchas ocasiones con un agresivo carácter extraterritorial, afectando inclusive a sus aliados", señaló el mandatario.

Castro puso como ejemplo la reciente multa de US$8.970 millones impuesta por Washington al banco francés BNP-Paribás por mantener relaciones comerciales con Cuba, Sudán y la República Popular Democrática de Corea.

El presidente cubano calificó esa sanción como un atropello más contra la soberanía de los Estados, las normas de libre comercio y del Derecho Internacional, "como se denunció en la Declaración del ministerio de Relaciones Exteriores (de Cuba), el pasado 2 de julio".

Castro consideró como un hecho insólito que, como consecuencia del bloqueo financiero, la Sección Consular de Cuba en Washington haya sido privada de los servicios bancarios, lo que perjudica a los cubanos que viven en Estados Unidos y dificulta sus vínculos familiares y los viajes a Cuba.

También denunció que el hecho de que Estados Unidos tampoco renuncia a la subversión contra Cuba, con métodos encubiertos y el empleo de las nuevas tecnologías de la información y las comunicaciones, como evidenció el llamado proyecto Zunzuneo, un programa que buscaba instalar una red informática ilegal.

"Es hora ya de que Estados Unidos entienda que estas políticas están condenadas al fracaso y debe respetar el derecho de los cubanos a construir su futuro en paz", subrayó