Buenos Aires. La alta inflación subyacente, las mejores perspectivas económicas, los convenios colectivos y los deseos de retener a empleados que cumplen funciones clave, provocarán que los reajustes salariales en Argentina ronden entre el 22 y 25% en 2011, lo que podría variar según las condiciones tanto del empleado como del escenario, según un estudio de la consultora Ernst & Young difundido este domingo por Clarín.

La investigación precisó que el aumento en los sueldos de las compañías que implementaron este 2010 los nuevos acuerdos salariales por vía de la negociación sindical osciló entre 18% y 38%.

La mitad de las compañías consultadas en la encuesta anual de Tendencias en Recursos Humanos se mostró optimista respecto al contexto en que está desarrollando sus negocios, por lo que el 37% prevé un aumento en su planilla de trabajadores.

Esa buena percepción conduce al 54% de las compañías a estimar un aumento en el presupuesto para recursos humanos.

Cristián Marzik, director del área Human Capital de Ernst & Young, precisó a Clarín que el 49% de las firmas planea incrementar sus acciones selectivas para retener al personal clave, principalmente mediante capacitación, promociones, ajustes salariales selectivos y cobertura de posgrados, mientras que el 20% está analizando adoptar este tipo de medidas.