Sao Paulo. El real brasileño subía este lunes a un máximo de dos meses y las acciones avanzaban con fuerza, luego de que el sólido desempeño del candidato presidencial Jair Bolsonaro alentó expectativas de los inversionistas de que puede lograr que el Congreso apruebe un recorte de las pensiones para equilibrar el presupuesto.

Bolsonaro, un congresista de extrema derecha, obtuvo el 46% de los votos en la primera vuelta de este domingo, con una ventaja de 17 puntos porcentuales sobre su rival, el izquierdista Fernando Haddad, desafiando predicciones de una competencia cerrada en el balotaje.

El real subía un 3% y el índice de acciones de Bovespa ganó hasta un 6%, su mayor alza diaria desde marzo de 2016.

"Tiene un plan creíble sobre cómo lidiar con dos de los problemas económicos más urgentes de Brasil: el costo de su sistema de pensiones y su stock de deuda", dijo Edwin Gutiérrez, director de deuda soberana de mercados emergentes de Aberdeen Standard Investments.

Pero algunos analistas han advertido que el alza puede estar limitada porque el mercado ya había subido bruscamente antes de la votación de este domingo. Commerzbank ha dicho que aún no está claro cuánta influencia tendrá Paulo Guedes, el principal economista de Bolsonaro, quien se espera que sea ministro de Hacienda.

El avance del índice bursátil fue impulsado por acciones de empresas estatales. Los títulos de la compañía eléctrica Cemig ganaron un 20%, mientras que las de la petrolera Petrobras avanzaban más de un 10%.

El peso argentino subía más de un 1%, lo que se sumó a las ganancias de la semana pasada de casi un 10%, después de que el gobierno implementó una nueva política económica tras un acuerdo de financiamiento con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El peso mexicano se debilitaba un 0,4%, en línea con otras monedas de mercados emergentes porque el dólar se acercaba a máximos de 14 meses.

Una caída del euro por las renovadas preocupaciones sobre los planes presupuestarios de Italia y la debilidad de los mercados globales ante el aumento de las tensiones comerciales chino-estadounidenses aumentaron la demanda por el dólar.