Hong Kong. El euro se fortaleció este lunes, aunque sus ganancias tendrían una breve duración debido a que las potencias europeas continúan discutiendo un nuevo paquete de rescate para Grecia, mientras que las bolsas en Asia extendieron una racha de caídas de siete semanas.

La preocupación sobre la recuperación en Estados Unidos, la desaceleración del crecimiento en China e India y los problemas en la zona euro llevaron al referencial MSCI de acciones asiáticas no japonesas a retroceder casi un 1% a un mínimo en dos meses y medio antes de recuperar cierto terreno.

Al acercarse la expiración del programa de compra de bonos de la Reserva Federal a fines de junio, los inversores han buscado refugio en los activos seguros como los bonos del Tesoro estadounidense aún en momentos en que los políticos en Washington discuten si extender su máximo de endeudamiento.

Esto mantuvo al dólar cerca de un máximo en una semana contra una canasta de divisas y apreciado en torno a 80 unidades contra el yen, un día antes de una reunión del Banco de Japón donde se discutirá expandir un programa de crédito destinado a apoyar a ciertas industrias, según han dicho fuentes.

El euro se fortaleció luego de caer cerca de un 2% la semana pasada, su peor desempeño semanal desde mediados de mayo.

Pero sus avances serían limitados por disputas entre los diseñadores de políticas antes de una reunión la próxima semana en la que líderes de la zona euro darían los toques finales a un nuevo paquete de rescate para Grecia.

La moneda europea cotizaba levemente al alza a US$1,4344 luego de retroceder hasta US$1,4285 en la plataforma EBS al comenzar las operaciones en Asia, y a la baja desde un máximo en un mes de US$1,46966.

Los operadores citaron como razón a la cobertura en corto luego de que los participantes no siguieron el declive temprano del euro.

Irónicamente, el último brote de debilidad del euro vino después de que el presidente del Banco Central Europeo, Jean-Claude Trichet, dio señales la semana pasada de que podría ocurrir un alza en las tasas de interés durante julio, lo que indicaría que los operadores esperan menos alzas luego de esa.

Al acercarse el final del programa de compra de bonos de la Fed, los inversores esperan que las acciones, bonos, el oro y el euro se debiliten posteriormente, de acuerdo a un sondeo de Reuters a 64 analistas y asesores de fondos el mes pasado.

El final de las medidas de flexibilización monetaria podría reducir el flujo de dinero que se ha dirigido a Asia en los meses recientes en busca de mayores rendimientos y obligaría a los bancos centrales de la región a ajustar sus políticas monetarias.

El lunes, las acciones en Tokio cayeron un 0,7%, golpeadas por débiles datos de maquinaria para abril en una señal de que la demanda ligada a la reconstrucción luego del terremoto del 11 de marzo no se ha materializado rápidamente.

Entre las acciones más rezagadas el lunes estaban las de China, que retrocedieron casi un 1% por la inquietud sobre la reestructuración de la deuda de los gobiernos locales y de un mayor ajuste monetario para controlar la inflación.

El petróleo estadounidense cotizaba estable por debajo de US$99 dólares el barril y el crudo Brent de Londres se movía cerca de US$118,50 por barril.

El oro al contado se estabilizó en torno a 1.530 dólares la onza luego de caer casi un 1% en la sesión anterior.